Rodrigo… rescatado por el Señor para llevar su palabra.

La historia que hoy vamos a narrar , tiene como protagonista a Josè Gòmez  Perdomo (Rodrigo),nacido en Tacuarembò…un largo  camino  lleno de fracasos, de alcohol, de peleas, de una rebeldía alimentada por la marginaciòn, donde nada se espera, ni nada se proyecta.- Josè o Rodrigo, siendo  apenas   un niño de 10 años se fugó  de su casa  y después de mucho vagar llegó a Montevideo.- A los 12 años se le pegó la adicción de fumar y con ello el Alcohol.- Creció como un niño de la calle … pidiendo monedas para el tabaco, durmiendo en los portales y en los parques… Llegó a la adolescencia incursionando en distintos oficios, en la construcciòn, mozo de bar, vendedor  de prendas en un puesto de 18 de Julio y Montevideo… En distintas oportunidades anduvo por  esta región “changando” en la trilla con la empresa “Gramòn”.- Siempre volvía a Montevideo …  y  con dinero en el bolsillo  se lo gastaba  en  “jodas y chupandinas”, nos decía.- El alcohol lo dominaba y lo atraía  como un imán. Embriagado  amanecía   durmiendo en cualquier parte… Borracho se volvía atrevido y provocativo .- Eran comunes -entonces-,  la zurras que le propinaban…  lastimado y dolorido, al otro dìa no se acordaba de nada.-  Apenas algunas horas de sueño debajo de los puentes, para despertarse cada dos horas,  con sed de vino.- Un dìa lo internaron en el Hospital Vilardebò… luego otra y otra vez… posteriormente  en el  Hospital Musto … pero  cada vez que le daban el alta volvía a las mismas andanzas.-  Su  reducto preferido  era   el puente de la calle Millàn… ahí tenia sus pocas pertenencias… algunos trapos y cartones que le servían de cama… Una caldera y un tarro que la usaba como  olla para calentar algunos alimentos que le daban,  o los seleccionaba  de los tarros de basura en invierno… En lo hospital le dijeron que su caso no tenìa recuperación, que moriría muy pronto…Nos dice:  –” De pelo largo, barbudo y un olor insoportable a mugre, parecía un bicho cada vez que salia de mi cueva del puente de Millan  a  hurgar  en los tachos de basura buscando  comida… pero mi mayor preocupación era la de conseguir dinero para comprar vino. Se puede decir que si en la vida alguien llega al fondo, ahí estaba  yo… no habìa màs espacio para descender..”

SEÑOR, SÁCAME DEL POZO… ME VOY A MORIR!!!

  1. ” Cuando me dijeron en el Musto que era irrecuperable… yo mismo me entregue al abandono total.- Que iba a hacer…Pero hay  un hecho que lo considero un milagro… hoy  me doy cuenta que  fuè  Dios el que me salvó… fue hace cinco años atrás… en el año  2005 … una noche   se desató una terrible tormenta, de viento, frio y lluvia y con ello el arroyo  Pantanoso comenzó a crecer…Me di cuenta que era imposible salir… ya no tenia fuerzas para nada… el viento arreciaba cada vez màs… busqué  “mi pozo” de dormir y me envolví en  un nailon… yo hasta ahí no conocía a Dios, no lo había mencionado y tampoco necesitado… pero esa noche sentí la necesidad, como un último intento de vida, de gritar y llorar clamando piedad y ayuda… Seria mi ùltima noche sin duda, asì lo sentí… Le pedí  a mi Señor, que me sacara de abajo del puente porque me iba a morir…. y entonces le gritè… Señor  sácame  del alcohol, del vicio, de la mugre en que vivo. .. he perdido todo… solo tengo esta miserable vida… Después que yo clamé gritando… me quebré y comencé a llorar … así me quedé dormido.- Lo considero un milagro, dormí 6 o 7 horas de corrido.- Cuando me desperté el temporal habìa pasado… vi el sol y ya no habìa frío.- Salì del pozo y pude comprobar que  el agua habìa llegado cerca, pero no creció màs de ahí… Asì anduve unos dìas, pensativo y confundido… seguìa tomando, pero no como lo hacìa antes.- Buscaba apartarme de mis amistades e ìr al puente y hablar con  Dios, mi salvador,  que en  la noche de  tormenta habìa conocido…  yo le decía: “Mirà mi Dios… yo a vòs no te conozco… pero me han dicho que tu estás en todas partes y por lo tanto estás aquí y me estás escuchando… ¿Quien ahora me podrá  creer que yo voy a dejar de tomar?… lo dije tantas veces y no lo cumplí… A esta altura de mi vida nadie de mi familia quería saber nada de mí… mi madre habìa fallecido…estaba solo.- De esto pasaron màs o menos diez dìas… y un dìa yendo por calle Millan llegando a “Las Violetas”…  vi la  parada de Ómnibus con mucha gente…  ahí   presiento  que hay una persona me estaba mirando  … eso ya me irritó porque pensé que miraba  para burlarse o compadecerse, pero cuando cruzè  por delante de él, me dice: ” ¿Sabès que hay alguien que te quiere?”. ..  me causó gracia y le dije: –“Quién me va querer a mi… ni siquiera el viento y el temporal me quiso llevar”… Es ahí donde me dice: — “Te hablo en serio… Jesús te ama… Mirà yo vengo de una familia cristiana… a los quince años tomé el camino de las drogas…  hasta que el señor me sacó y me devolvió al seno de mi familia… hoy concurro a una iglesia”.- Me diò la dirección y me invitó, me dijo que los cultos eran a las 10...después me dijo:– ” Yo me llamo Andrès”. Yo lo mire y le dije: — “Y yo Rodrigo… ¿ y que hay?“… y me fuì. Eso fue un Jueves… el domingo no fuì  a la iglesia.- Llegó el otro jueves… yo venìa  nuevamente por Millan, me parè en Millan y Raffo con ganas de cambiar  de  dirección, pero  seguí  hasta “Las Violetas”… Andrès estaba allí… Cuando cruzè me dijo:– “No vinìste el domingo… te esperé”… Luego me dijo que estudiaba en  el Liceo Nocturno… seguimos hablando y cuando vino el ómnibus que abordaba él , me puso una mano en el  hombro, me diò un beso y me dijo: “Que Dios te bendiga”… Cuando subía  el Ómnibus le dije: –“Andrès el sábado  voy a la Iglesia”…  Pasaron los dìas y llegó el sábado … habìa prometido ir al oficio religioso… Para ello tuve que cortarme la barba y el pelo con un desafilado cuchillo “de serrucho”… Luego decidí  bañarme… ahí me pude ver, desnudo,   lo  quedaba de mí.. piel y hueso… Me puse ropa que me habìan regalado, limpia y planchada, todo de blanco… El culto era a las diez, yo a las diez menos cuarto ya estaba en la Iglesia.- Cuando entré, seguramente Andrès no me reconoció, él estaba tocando la Alabanza en el Órgano… Me viò entrar pero no me reconoció… Vino una señora de pelo rubio y me pregunta: –“Ud. es Rodrigo”.- Le dije que sì….  Me manifestó que era la mamá de Andrès… yo la abracé y le dije “Que Dios bendiga a tu hijo”… Ella me dijo que habìa prometido entrar conmigo a la Iglesia de la mano… y entramos… pienso que es ahí donde Andrès me reconoce… Ese dìa fue tremendo!… Alabé a Dios, canté para Dios … nunca lo habìa hecho… luego con Andrès dimos testimonios.-  Al final  les dije que yo me iba “para mi puente”… a lo que dice la madre de Andrès que ellos ya tenían planificado un Almuerzo en el Parque y que yo era el invitado especial… Asì fuè… me quedé toda la tarde… Luego con mis amigos, que me invitaban a tomar  vino , yo les decía que nò… que no tomaría nunca màs… que habìa tenido un encuentro con el Señor… ellos me preguntaban con que Señor… y yo les respondía con el Señor Jesús… ellos no me creyeron y pensaron que  estaba loco.- Ahí comienza mi nueva vida… Me costó mucho mantenerme en la postura que habìa prometido… venia de una guerra de 15 años de suplicio… Desde  aquel encuentro  me dì cuenta que vivía  en otro ambiente… Me habìa encontrado con el Señor y Andrès habìa sido el nexo… Cuando él me abrazó, yo sentí que era el mismo Jesús que me abrazaba… Solo Dios sabe que yo solo he vivido cinco años … he recuperando mi sonrisa, mi llanto…Èl  me ha fortalecido, me ha guiado… y con este carro  tirado por mi  Bicicleta he hecho 6 mil quilòmetros llevando la palabra de Dios en todo el Uruguay.-  Salì un 19 de mayo del año 2005… Le dije al Señor que no tenìa recursos… que con lo que tenìa apenas me daba para dos o tres dìas… Pero Èl me alentó y me protege… nunca pasé necesidades… algunas quizás, pero nunca me faltaron todas … Como ahora que estoy en Guichòn…  con hermanos que me escuchan y me quieren…llevó 17 días dando testimonios.- Hasta en el Hogar de Ancianos, en distintas casas, en la Iglesia…  He dado testimonios de mi vida a mucha gente, incluso a Empresarios, gente de mucho dinero en Paysandù, y de ahí, aquí estoy, esperando para nuevamente hacerme al camino…  El Pastor  me está fabricando  un nuevo carro, el que tengo ya está viejo. .. Cuando salì de Montevideo tenìa unos pocos agendados en mi celular… hoy cuento con màs de 140… Yo no tengo estudios, no fuì a la escuela  y tengo 58  años…y sin embargo puedo hablar dos horas con gente que me escucha atentamente… solo Èl Señor puede hacer el milagro de desatar mi lengua y mente… Comprendo que nadie es irrecuperable… he conocido mucha gente de mal vivir que hoy sirven al Señor: ladrones, prostitutas, borrachos … el Señor no hace distingo de personas… Yo nunca fue feliz… un pobre desgraciado de la calle… HOY soy feliz!!”.- Finalizó diciendo.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *