URUGUAY NATURAL…MENTE.

Escribe: Arq. Luis Fabre Garcia.-

Crónica de episodios entrelazados.

Cuando los asambleistas de gualeguaychu clamaban por ser escuchados y debatir con los responsables políticos, los gobiernos hacían oídos sordos.

La posturas de este lado del río acudían a la soberanía como respaldo a la implantación del enclave celulosico.Nobleza obliga, solo Mujica intento participar de igual a igual.Intentó.La institucionalidad del hecho consumado; la planta funcionando, pareció haber derribado definitivamente su larga resistencia. Sin embargo, ahora vestidos de productores uruguayos, aparecen en el medio de nuestro  territorio. Para colmo en un lugar con un nombre  cuyo significante, Cerro Chato, parece (también?) estar en peligro y transformarse_ extracción minera mediante_ en un artificial, pero al fin, cerro.

Esta arremetida ambientalista se venía percibiendo por el este, como era de esperar, desde el momento que el Presidente puso en el discurso en controversia, la mística zona del Cabo Polonio. Y para completar el cuadro de una campaña alzada, coincidiendo con el bicentenario, los vecinos de laguna Garzón rechazan nada menos que al símbolo de progreso y unión  de esta sociedad dominadora de la naturaleza que es un puente.

Un encare mas allá de lo coyuntural.

Ironías aparte, hay un abordaje desde la complejidad, trascendiendo los límites en que está planteado.La apropiación de la naturaleza, su dominio, es un paradigma que está cambiando.Esa filosofía, sus métodos  y  consecuencias finales, la autodestrucción de la habitabilidad del globo, tiene rezagos que nos llegan.

Mientras los países centrales se aplican a la preservación de los recursos y/o a su utilización  controlada, cuidadosa del ambiente y la sociedad que lo habita, simultáneamente, y en parte por eso mismo, las multinacionales ,  instalan su modus operandi en sitios del mundo mas permeables. Permeables a sus intereses por gobiernos deseosos de inversiones. También a sus deshechos tóxicos,  por leyes ambientales incipientes, precisamente por falta de antecedentes. Y consecuentemente por  controles laxos o inexistentes por similares razones.

Todavía no somos  reservorio de recursos naturales al cual deben acudir inexorablemente. Más bien la reserva, como  el petróleo, la mantienen  ellos.

La permeabilidad al flujo de capitales en los nuevos Estados administrativos no es resistida por las nuevas burocracias político-institucionales, aún las ideológicamente de izquierda, preocupadas por los índices macro _ incluyendo el mentiroso per-capita _ como indicadores de crecimiento, dudosamente de desarrollo humano. La economía es demasiado trascendente para dejarla en manos solamente de los economistas.Nos compete a todos decidir que hacer, que es lo mismo a decidir que ser.Lo que hacemos no es en modo alguno independiente de los que somos. Y ese es el debate continuado en una sociedad dinámica, que propone un futuro consistente con una autopoiesis sana.Que país queremos, indisolublemente unido a que mundo queremos. Cuales son nuestras vocaciones y cuales nuestros propósitos. Asumimos que trabajar es colaborar para sustentar una vida digna, sin necesidades. Pero se trata de asumir con libertad la responsabilidad de apoyar fuentes de trabajo que conjuguen con nuestra idiosincrasia, con ser uruguayos. Y como de acuerdo a esa identidad  ya tenemos una matriz diversificada, que va desde cultivar la tierra a jugar al futbol, muy bien hacen, los que equivocados o no, controvierten lo que aparece nuevo y como una panacea.

Vamos al tema

La persistencia en habilitar la explotación primaria y la permisividad en la exportación  de commodities,  ejemplificada en la soya, sin haber terminado con la salida de ganado en pie o, peor aún, de lana sucia, controvierten las posturas oficiales.¿ Que beneficios podemos esperar  de nuevas extracciones cuando no se aplican retenciones para compensar la salida de estos recursos no renovables de la Nación?. Los cambios en la matriz productiva como argumento para admitir nuevas explotaciones, distraen la situación de la producción agropecuaria, cuyo falacioso soporte del País insulta la inteligencia de cualquiera de nosotros. La exigencia de productividad se omite y los impuestos son pequeños para quienes  mas se han beneficiado con el incremento patrimonial sin mérito dado el actual valor de la tierra.

Por otra parte el histórico argumento de la necesidad de fuentes de trabajo no tiene razón de ser en función del estabilizado pleno empleo.

Las opciones

Cual debería ser el destino de los  recursos naturales explotados ; ser utilizados en una cadena industrial en el ámbito del propio territorio, con implicancias que sería del caso considerar aparte.  En cambio tanto con la celulosa , como en el nuevo caso del hierro se exportan a países como China, donde fabrican automotores que nos venden con el consiguiente valor agregado.Es así que vendemos recursos naturales baratos y compramos productos terminados,  a los mismos países. Sumando lo controversial que resulta determinar cuanta utilidad nos prestan, a tenor de su rápida (planificada) obsolescencia.

Sin embargo la recreación de la industrialización primaria, discutible como necesaria etapa de desarrollo,  es de difícil concreción. Desde la participación de las multinacionales extractivas, por las razones sintetizadas. Desde el planteo, hecho por los trabajadores, por la finitud financiera del Estado, que anda buscando socios para rehacer las infraestructuras que las propias multinacionales usan sin invertir en ellas.

Este planteo, correcto pero ingenuo, puede avalar la implantación con el 15% del recurso explotado destinado a ser usado en el País cuando en realidad  no existen condiciones para hacer efectivo ese uso.

A ello debe agregarse la importación de tecnologías que perpetúan la dependencia como ejemplifican las fábricas de celulosa.

En tanto esta vía se discute y explora en el contexto antes expresado aparecen:

Nuevas banderas

Uruguay empieza a ser conocido por su resistencia a la explotación indiscriminada de recursos naturales.

La conciencia política incluye la conciencia ambiental, puesto que una mejor y más larga vida para nuestra sociedad es indisoluble de  la del planeta.

Que se recuperen a escala humana, los circuitos cortados por la división capitalista del trabajo para reencontrar al homo faber , conocedor de lo que hace ,como lo hace  y por que lo hace.

Un comentario sobre “URUGUAY NATURAL…MENTE.

  • el julio 1, 2011 a las 6:06 am
    Permalink

    de esta parte de la nota extraigo el primer enunciado .Si no entiendo mal,cuando dice, Uruguay empieza a ser conocido por su resistencia,se refiere a sus habitantes ,ya que el gobierno está decidido al desarrollo de la minera,inclusive ya está haciendo planes con el “supuesto” dinero que dejará .Lo hemos escuchado al Sr. presidente ,necesita guita, y confia en la DINAMA,en los estudios que está haciendo pero por otro lado,como es su desprolija forma de ser,quiere que la ciudadanía se exprese .En realidad no se sabe si el resultado de una consulta será respetado .Y sobre conciencia política ambiental,tengo mis dudas ,ya que en un arranque de irrespetuosidad,Mujica,en el tema de Cabo Polonio,trató a los ambientalistas de “roñosos”.Entonces, teniendo en cuenta estos detalles, sabiendo que ya se han vendido tierras para este emprendimiento y van por otro en Rivera ,las esperanzas son casi nulas… ojalá me equivoque !!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *