Diputado Miguel Otegui:Caso Osvaldin Dos Santos y otros.-

En el transcurso de la Media Hora Previa de la Sesión de hoy de la Cámara de Representantes, el diputado Miguel Otegui se refirió a la problemática que se verifica en ASSE y en el Hospital de Paysandú.

Me voy a referir en estos minutos al gran desconcierto reinante en la mayor mutualista del país, administrada y quiero pensar, que así es por el Estado.

Por estos días se han sucedido, casos, hechos lamentables, denuncias de médicos y usuarios de los servicios de asistencia del estado que nos muestran otra realidad de lo que en su momento este gobierno del Frente Amplio nos ha querido mostrar.

Desde hace un año que vengo reclamando se me diga que pasa en Paysandú y en el Uruguay todo con las Casas de Salud en donde se han realizado denuncias por el estado que compatriotas como nosotros pero que por distintas circunstancias han tenido que ser alojados ahí y las condiciones no son las más adecuadas. Quiero expresar que hay algunas excepciones.

Pero el temor de las autoridades de la JUNASA es que si aplican el reglamento a rajatabla se tienen que cerrar esos lugares y no sabrán que hacer con las personas.

Sr. Presidente, acá surge claramente que este gobierno nos ha mentido y no tiene una política definida para con aquellas personas adultos mayores con serias dificultades. No la tienen.

Como no la han tenido con el manejo del tema de los centros auxiliares, más allá que se les dijo una y otra vez las serias dificultades que esto les acarrearía si se aprobaban las disposiciones contenidas en el artículo 681 de la Ley Presupuestal Quinquenal, votada en este recinto el año pasado por nuestros colegas oficialistas.

Y quiero Sr. Presidente mencionarle algo que ocurrió en una localidad del interior de mi departamento.

El domingo 12 de junio de 2011  el Sr. Osvaldín Dos Santos, un habitante de la tranquila localidad de Morató, distante a 160 kilómetros de la ciudad de Paysandú sufrió un pre infarto y fue trasladado en la ambulancia de Merinos hasta la ciudad de Guichón y luego de ser asistido regresado a Merinos ya que no había autorización para llevarlo hasta su casa en Morató, hablamos de uno 50 kilómetros aproximadamente más, por camino de balastro.

Lo cierto es que este señor, con la afección cardíaca ya tratada en Guichón y con las recomendaciones que los médicos suelen efectuar a sus pacientes en estos casos, fue trasladado en moto desde Merinos a Morató, por carecer esta localidad de su ambulancia.

El Sr. Dos Santos portaba, una orden que decía pase urgente al cardiólogo. Quedó en lista de espera para que el cardiólogo le atendiera. ¿Y saben qué?

Este ciudadano fallece el domingo 17 de julio al fallarle nuevamente el corazón y lo más triste de todo esto, que aún esperaba ser atendido por el cardiólogo 35 días después que su corazón le decía que tenías una afección.

Otro hecho que llama la atención es la falta de sensibilidad para con los enfermos crónicos que deben trasladarse hasta la capital departamental o Guichón para retirar sus medicamentos, cuando estos podrían bien enviarse a través de la empresa de transporte de pasajeros que cubre la línea entre Paysandú y llega precisamente a Morató.

Se nos hizo saber también acerca de la atención pediátrica, en donde se atiende a cierta cantidad de niños y otros quedan sin cobertura. Antes estos acontecimientos, que preocupan y mucho, este legislador desea se le informe al respecto.

Por otro lado y no menos importante Sr. Presidente, hace algunos días la Asociación Médica de Paysandú, denuncia ante la opinión pública que el Hospital de Paysandú, padece de un deterioro del proceso asistencial, habiéndose constatado según los médicos situaciones que distorsionan  el funcionamiento de los servicios, lo que pondrían en riesgo la vida de los pacientes.

Insuficientes camas en el CTI; faltante de medicamentos, de estudios, de personal y de ambulancias; deterioro edilicio, decisiones técnicas en manos de personal no médico, además de la falta de cumplimiento de contratos de trabajo e inadecuado manejo de recursos, son algunos de los problemas que afectan el funcionamiento del hospital y, por tanto, la calidad de la asistencia y el trabajo médico

Para que se tenga una idea de la gravedad que se vive en el hospital de Paysandú, me remitiré  al caso que personalmente denunció a las autoridades de la salud el jefe del Servicio de Medicina del hospital, Jorge Burjel.

Se trata de una paciente que murió en el Servicio de Urgencias, después de permanecer casi 36 horas aguardando una cama disponible en el CTI del hospital.

La carta que Burjel elevó a las autoridades establece que se trató de un caso “flagrante de asistencia médica inadecuada” y que si la persona hubiera estado afiliada a la mutualista “quizá podríamos haber salvado su vida”.

“La salud es un derecho igualitario para todos los ciudadanos independientemente que tengamos la opción o la posibilidad económica de recibir asistencia en instituciones del Estado o privadas”, afirma el médico en su carta.

Burjel aclaró que su denuncia pretende “que la situación se plantee a las autoridades de ASSE y del MSP” y que “reconozcamos públicamente que las cosas se están haciendo mal y este caso, como tantos otros que podría nombrar, están costando vidas humanas”.

Al final de su carta, Burjel establece que si para continuar trabajando debe “admitir y hacerse cómplice” de “este tipo de hechos” que considera “no éticos y que van en contra de la vida de los enfermos”, deja su cargo a “plena disposición” de la dirección.

Más allá del caso denunciado, Burjel aseguró que la problemática se extiende a diversas áreas del nosocomio. “Las carencias del hospital son muy grandes y el tema no es nuevo”, expresó.

“Cuando uno llega a la dirección la respuesta es que hay que cumplir con las ordenes que tienen de Montevideo, que tenemos que cumplir con esos mandatos, no podemos hacer más, ni gastar más”, añadió y relató que la semana pasada solicitó una placa “de frente y perfil” pero autorizaron solamente una de esas posiciones.

“No doctor, no se puede porque hay que ahorrar”, aseguró Burjel que fue la repuesta que recibió.

Por su parte el director del Hospital de Paysandú, Fernando Rodríguez, relativizó la denuncia de la Asociación Médica local sobre el “deterioro en el proceso asistencial” que existe en el nosocomio sanducero.

Afirmó tener “coincidencias y discrepancias” con la denuncia y consideró necesario “proporcionar pruebas”, para hacer algunas de las apreciaciones realizadas.

El Director Rodríguez admitió que coincide con los médicos en la “percepción del déficit de camas en Cuidados Intensivos” en el hospital de Paysandú.

Mientras esto ocurre Sr. Presidente, las autoridades sanitarias se limitan a solicitar informes sin investigar a fondo lo que está pasando, de cómo se juega con la salud de los uruguayos que son atendidos como decía al principio en la mayor mutualista del país.

Vemos como semana a semana se utiliza una política marketinera del MSP anunciando servicios que después no podrá cumplir. Hace unos días le tocó a Maldonado presentar con bombos y platillos la llamada “Estrategia Nacional de Promoción de la Salud”.

Allí se habló de políticas públicas saludables intersectoriales, creación de entornos propicios para la salud, adquisición de aptitudes personales para promover estilos de vida saludables reorientación de servicios de salud mediante la transformación de los modelos de atención, formación continua de los recursos humanos en salud, implementación de campañas de comunicación sobre estilos y entornos saludables nacionales y locales, diseño y desarrollo de instrumentos de monitoreo y evaluación.

Al escuchar esto los uruguayos nos enorgullecemos de contar con todas estas cosas que suenan bien, pero que a la hora de acudir a estos servicios se encuentran que no son de la manera que los informaron.

Pero mientras estas carencias se reiteran día a día nos preguntamos si es más importante que los dos niveles del Anexo del 3er. Piso del Edificio Sede del MSP se le coloque un piso flotante, o la confección de 5.000 stiker del bicentenario,  o una lona del bicentenario, o 10 carteles de lona vinilica por un monto de 104.920 pesos, o gastar 109.115, 21 pesos en mobiliario, o un mensaje de audio y video en prevención de salud por 118.000 pesos, o el aire acondicionado de 18.000 BTU para el despacho del Ministro por 23,058 pesos, mientras la sala de ancianos del Hospital de Paysandú tiene humedades y no tiene calefón.

Quería decir esto Sr. Presidente, pero lo cierto que lo que el gobierno pide en este parlamento que se le vote para la salud en este caso, se le vota, pensando en la población, en el uruguayo que no puede costearse una mutualista privada y acude a la del estado que debería darle atención adecuada, pues así proyectaron, diagramaron y por lo que vemos en el día a día fracasaron.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *