La muerte de un trovador…

Hace algunos dìas, en nuestro programa Radial, INTEGRACIÓN, por Radio Paz 1520 A.M., hacíamos referencia a la muerte de  Dorival “Bibi”  Rodriguez … en el “ambiente” guichonense muy conocido.- Nació y creció en Colonia Juncal, su padre, don Dorival, fue una persona – también-,  muy popular en la sociedad de Guichòn, dejàndo para enriquecer el anecdotario lugareño muchos cuentos y dichos  con  tonos “abriselerados”.-

“Bibi” fue creciendo en el ambiente rural de Colonia Juncal con una pasión: Cantar.- En algunas ocasiones lo vimos sentado en el cordón de alguna vereda cantando por horas… no con el ánimo de que se le diera alguna moneda… sino por el solo hecho de ser escuchado… con pùblico crecía su entusiasmo, brillando con màs intensidad sus pupilas… Se acompañaba “de oreja”, con guitarra… nadie le enseñó, aprendió solo … y sus largos dedos de “guitarrero”, encontró algunos tonos que le serviàn para acompañarse en algunos temas que los repetía una y otra vez: “No vamos a trabajar”, “Vagabundo”… Y asì transcurrió  su  vida … alternando con las tareas propias de su pequeña chacra y “changas” en el vecindario … Hace unos dìas, para nuestra sorpresa, se nos informó que habìa fallecido por deficiencias cardíacas, producidas – seguramente-, por un vicio que no pudo dominar: El tabaco… “sus pulmones estaban bloqueados de nicotina”, nos dijo su hermano…

Quien sabe observar, seguramente habrà visto en “Bibi” un talento desaprovechado… porque no siempre el ser humano respeta y distingue a los “distintos”… al fin y al cabo,  siempre han sido los que han  marcado la diferencia … En ese espacio  de  la cordura  y la locura, la vida premia a  los grandes genios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *