Habitar Montevideo (VIII)

Por que en un mundo globalizado, en que todo llega a todos lados, andamos de aquí para allá?. En un planeta interconectado, en que la información y productos pueden llegar a donde estamos, en la era de la Red, el tele trabajo, la tarjeta y el delibery; tenemos necesidad de desplazarnos tanto?
Superada la era industrial en que las actividades productivas localizadas obligaban a circular en torno a ellas, hoy la movilidad es un fenómeno que responde a impulsos de orden distinto, a necesidades humanas de índole no necesariamente física, a deducir por la sociología. Cuales son las causas y las tendencias del nuevo nomadismo? Algunas respuestas están vinculadas al capitalismo globalizado, al hiperconsumo de bienes , paisajes ,costumbres ajenas, imágenes… A modo de ejemplo: cuanto tiene de incidencia el consumo incentivado por el deseo en la proliferación del vehículo individual? Que ganamos y que perdemos al desplazarnos mas y mejor debería ser pensado en función de una filosofía de vida. Pensar con cuidado, pues al achicar el tiempo de traslado, se va eliminando el espacio. La percepción del mismo disminuye con su velocidad de atravesamiento. En uno de los valles mas lindos del mundo, en Suiza, construyeron un puente a 300 metros de altura, que permite atravesarlo en menos de una hora. Pero no se conoce el valle!
Paúl Virillo, arquitecto devenido filósofo, describe en varios trabajos, la supresión del espacio por la velocidad de los medios de transporte y su influencia en la subjetividad. No necesariamente viajar mas rápido hace una vida mejor. Por tanto no se trata de tener un mejor transporte. Debemos repensar para y por que nos transportamos. Cuestionarnos conductas que son producto de los hábitos, de las costumbres de un mundo y organizaciones humanas que han cambiado radicalmente y en forma al parecer irreversible.
En Montevideo
El sistema de autobuses para transporte urbano de pasajeros es deficiente en algunos componentes directos como la seguridad, la comodidad, el valor del pasaje y las frecuencias, que relativizan avances logrados en atención al usuario, pago con tarjetas, interconexión de líneas y una mayor higiene en las unidades.
Pero también mantiene efectos no deseados sobre la ciudad con la polución de los gases de escape, la contaminación sonora, el deterioro de inmuebles por vibraciones y de la infraestructura vial.
Todos estos daños colaterales se multiplican por una superposición de líneas, que por agregatura, fueron componiendo a demanda, una red irracional sobre la urbe.
Alguien puede pensar que un sistema, conformado por divisiones de territorio, competencia entre empresas, negociaciones sobre subsidios, extensiones de servicio por pedidos y decisiones políticas sectoriales- algunas desde la sociedad civil- sobre una extensión predominantemente informal de la ciudad, puede ser eficiente?
Las nuevas tecnologías
En la era de la comunicación virtual, la transportación física está retrasada.
Por que la tecnologías que deben mejorarnos la vida no lo hacen? Si el servicio de transporte colectivo es esencial, el Estado y las Intendencias; no deberían asegurarnos que sea eficiente, seguro, cómodo y rápido?
Mientras la ciencia avanza – para lo cual no hay impedimentos teóricos- hasta el ideal de transportarnos sin soportes mecanizados, los medios tecnológicos actuales pueden perfectamente ser seleccionados. Su elección para una sociedad urbanizada, comienza por la utilización de energías limpias y renovables. Por ahora la electricidad reúne las mayores ventajas contra su complicada capacidad de almacenamiento, que ha retrasado la generalización de vehículos autónomos. Pero los móviles conectados a fuentes de energía eléctrica en su desplazamiento, como trenes y trolleybuses, acrecen ventajas sobre los movidos por combustibles no renovables.
En profundidad
Más que sobreponer medidas e instalaciones fijas y móviles hay que cuestionar el sistema. Reconocer sus fallos estructurales.
Y proponerse desde el gobierno de la ciudad un nuevo Sistema, dinámico, integral, a realizar en analogía a la técnica económica de “presupuesto cero”. Que admita ser retroalimentado para actuar con sucesivas aproximaciones a ese ideal, con los impactos y los cambios percibidos en la sociedad y sus formas de vida sobre el territorio.
Es responsabilidad y desafío para gobiernos y pueblos conscientes de la necesidad de cambios profundos.
Concurso de ideas
Como ha promovido la Intendencia en otras manifestaciones del “hacer ciudad”, un Concurso de Ideas podría ser un buen comienzo de cambios estructurales. Sin pre conceptos ni limitaciones dictadas por el Sistema actual. En igualdad de condiciones para creativos y empresas, para inversores. Sin exclusiones. Haciendo futuro.

Arq. Luis A. Fabre.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *