Nada quedò…el fuego se llevò todo!.-

Juan Ataides Olivera Càceres, jubilado rural y su hijo, en pocas horas perdieron todas sus pertenencias… las llamas devoraron el sacrificio de una vida… –“Asì es  -nos comenta-, en un santiamén perdimos todo con mi hijo… solo quedó un montón de cenizas de lo que fue nuestra casa… Todos los vecinos corrieron para ayudar, pero fue imposible salvar algo… La casa era de madera de pino tea por dentro… la falta de medios y el viento que ese día soplaba no nos dejò  alternativas… y bueno habrá que empezar de cero.. por suerte seguimos con vida y solo mi hijo sufrió una terrible quemadura en el brazo izquierdo al intentar salvar la heladera…”.- 

Con tristeza don Juan nos narra su “mala racha”  en los últimos tiempos:  —“Hace poco asesinaron a m`hija, hace pocos meses  falleció mi señora y ahora el fuego nos deja sin nada… es una seguidilla de desgracias que hay que ser de “garrón duro”  pa`sobrellevarlas”.-

En pocos minutos la humilde vivienda, con paredes revestidas en chapas por fuera y madera por dentro se convirtió en un hoguera  incontrolable.- Se deduce que fue un corto circuito lo que inicio el fuego… la temperatura y el viento hicieron que el fuego se propagara rápidamente… Los vecinos acudieron con escasos elementos para ayudar… Llamar a los bomberos hubiera sido inútil, el cuartel esta a 160 quilòmetros, en Paysandù.-

Al otro día se constituyó en el lugar la Alcalde de Guichòn, Dra. Lourdes Suarez y personal Municipal con el fin de evaluar las perdidas y dar comienzo -lo antes posible-, a la construcción de una vivienda para don Juan Ataides y su hijo.- Se agradece cualquier ayuda de material, lo que podrá canalizarse  directamente con el Municipio de Guichòn (Tel. 4742-2318).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *