Blanca Rodriguez :… ¿Para Cuando Inchalà?

Finalizando el “11er. Encuentro”, la maestra Blanca Rodríguez, descendiente Charrùa radicada en Tacuarembò… con una visión clara y de contenido estratégico,  a 181 años de los hechos en Salsipuedes, hizo referencia a temas fundamentales, por lo que consideramos que no pueden pasar desapercibidos por nuestra producción.-

En ésta  no vamos  a referirnos a la totalidad de la exposición de la maestra Blanca Rodríguez, pero sí a partes de atención, cuando manifestaba que:  —“Es el urgente tiempo de mostrar verdades para sanar las heridas ancestrales… no para revanchas, ni rencores, ni violencia… Es para que se asuman las responsabilidades y se construyan desde los derechos que todos tenemos… Es un presente en que el estado de un vuelco en ese sentido… Se reconocen crímenes de lesa humanidad y nosotros para cuando? inchalà!!! (amigo)”… se preguntaba la docente descendiente Charrùa.- Ni siquiera somos visibles -agregaba, preguntando-: ¿a tanto llega la discriminación?.-  Los componentes de la sociedad uruguaya consiguen reivindicaciones… Se destaca la lucha de nuestros hermanos afro-descendientes, por ejemplo…¿Pero cuesta tanto reconocer nuestra existencia antes, y mucho más el horror del genocidio y etnocidio de Salsipuedes?… No venimos a reclamar la tierra que nos perteneció… Porque nosotros pertenecemos a ella!, como lo transmite nuestra cosmovisión… pero sí venimos a reclamar que nos vean, nos consideren, nos tengan en cuenta y se respete nuestra cultura… Esa cultura que parece mentira, uruguayos y uruguayas de tanto conocimiento, han tratado de minimizar y sin embargo en éstos tiempos tan complejos, las sociedades europeas buscan en los pueblos originarios la única esperanza de sobre vivencia… Esa cultura, esa sabiduría ancestral que existe, la sostenemos… No se publica para comercio ni turismo…La atesoramos para encontrar formas de conductas que nos permitan vivir en armonía para no perder lo que tenemos, para no dejar de ser,  para relacionarnos con la naturaleza y el mismo universo desde la sabiduría de nuestra cosmovisión… Lo que reclamos son nuestros lugares sagrados, Salsipuedes…los cerritos, los conos pétreos, los cerros, el monte nativo, el agua de nuestros ríos y arroyos… Que no se nuble la mirada y la cabeza con la ambición,  al punto de abrir brechas en la madre tierra con minas, pozos petroleros en los lugares sagrados… .- Reclamamos nuestra soberanía elemental, el agua sana y abundante, el aire puro… que se reconozca lo establecido en el convenio 169 donde se señala derechos importantes y que un país,  ejemplo de democracia  como el nuestro,  es el único en Sud-America que no lo ha hecho… Acá estamos, sin odios, ni rencores con la verdad para sanar,  para que no sucedan nunca más, para contarles  a nuestros gurises los valores y saberes ancestrales… por eso quiero compartir esta experiencia.- En lo personal yo trabajé el año pasado en una institución educativa privada que involucró en la fiesta de clausura,  la presentación de costumbres , danzas y valores charrùas, con niñas y niños desde un año y medio hasta cinco años. Niños y niñas, sencillos, sinceros , abiertos, se entusiasmaron con la propuesta y presentaron desde la iniciación,  las reuniones tribales en torno al fuego sagrado, la presentación de los niños a la luna, la preparación de una defensa ante un peligro, la vida en una tolderìa… Pero antes de comenzar cuando estaban todos reunidos, tuve que pedir de corazón perdón a los niños y niñas que asumían la enorme responsabilidad de enseñar a los adultos, lo que los adultos debieran haber transmitido desde la familia y desde las instituciones educativas… Vayámonos desde este lugar  fortalecidos, con el corazón abierto, la mente clara , sin caer en romanticismos ni euforias, dispuestos a crear, a dar, a trabajar desde  la reflexión, desde el  “codo a codo”… Algunos hermanos de Rivera me han pedido que de alguna forma citáramos de que: “estaría bueno que bregáramos para cambiar el nombre del departamento de Rivera… con ese maravilloso rio Cuñapirù que tiene,  para que llamarle Rivera?…La huella del Ñandú marca rumbos sabios, reunámonos para interpretarlos, trascender los egos, las rencillas personales, los protagonismos y “unirnos en la horizontalidad”…Escuchemos las voces sabias de los abuelos y abuelas… Escuchemos a las mujeres de las familias con respeto… sintámonos en armonía con nuestros hombres, jóvenes, niñas y niños… cuidemos con energía los lugares sagrados… la espiral del caracol nos convoca… y en los yuyos queridos, ofrendas, oraciones,  pensamientos…Pedidos de un tiempo mejor… que liberemos en las aguas de nuestro Salsipuedes lo mejor de cada uno…  y no dudemos en rubricar ese momento único con un abrazo, alentando pase lo que pase… siempre , siempre la esperanza, los proyectos comunes… Bascuadè, Bascuadè inchalà… “.-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *