Boleto gratuito.-

Compartimos y apoyamos todas las decisiones y acciones que busquen soluciones a la crisis que golpea al sistema educativo, por lo tanto, nos congratulamos por la extensión al segundo ciclo de Enseñanza Secundaria del beneficio del transporte urbano gratuito en todo el País, es decir que ahora los alumnos de 1º a 6º año que concurren a los liceos públicos, que residan a más de 1Km. de distancia de su centro educativo, tendrán boleto gratuito. 

Es una decisión tan importante como acertada, que apuesta a la inclusión desde el punto de vista educativo. Pero lo que no podemos entender es la exclusión de los alumnos de los colegios privados –con la sola excepción de los que gozan de beca total que si se benefician del transporte gratuito- ya que dentro de los colegios privados también hay alumnos que pagan con sacrificio la cuota, que precisan y merecen recibir este beneficio, lo que nos lleva a pensar que esta discriminación tiene fundamentos ideológicos o un gran desconocimiento de la realidad del alumnado que concurre a los colegios privados.

Una prueba de ese desconocimiento fueron las expresiones del Ministro de Transporte y Obras Públicas, cuando al referirse a la exclusión de los alumnos de los colegios privados puso como único argumento el alto valor de la cuota que pagaban, lo que demuestra que solo ha puesto su mirada o solo conoce los colegios de primer nivel; olvidándose de muchos colegios, tanto laicos como religiosos, donde concurren miles de alumnos, tanto en Montevideo como en todo el interior del país, los que seguramente suman muchos más que los que concurren a los colegios “caros”; y aplicando una ecuación inversa a lo habitual, los igualó hacia arriba y los excluyó de tan importante beneficio.

No es por casualidad que hace seis meses el sistema político se encuentra abocado a un acuerdo educativo. La crisis que golpea a la educación pública es de gran magnitud y podemos apreciarla todos los días en los informativos, donde se muestra el estado precario para el normal funcionamiento de varios liceos y escuelas que -contando con la mayor inversión educativa de la historia- no pueden recibir alumnos porque sus instalaciones no se encuentran en las condiciones mínimas de decoro y seguridad para el normal desarrollo de las clases, lo que ha demostrado una gravísima falta de previsión y una pésima gestión de parte de las autoridades de Secundaria. Como corolario, sus directores fueron destituidos pero, a días de haber comenzado las clases, la situación es caótica en muchos liceos.

Ante esta situación no debe extrañarnos que muchas familias, con un gran esfuerzo económico, hayan comenzado a migrar a sus hijos de la enseñanza pública a la privada. No son ricos ni poderosos, son familias que hacen un sacrificio supremo, bajo aquella frase que por repetida no deja de ser verdad: “Lo único que tenemos para dejarles a nuestros hijos es una buena educación” y bajo esa premisa postergan lo que sea y pagan una cuota que les asegure calidad y continuidad de las clases. No son una elite, son miles de familias trabajadoras que lo hacen.

El gobierno desconoce además que hay, en todo el país, una enorme obra social y educativa de liceos y colegios privados, laicos y religiosos, en zonas y barrios muy carenciados que cubren un espacio que el Estado no pudo atender. A la inversa también hay liceos públicos en barrios residenciales donde hay jóvenes de familias que podrían pagar boleto, pero que se benefician con el boleto gratuito.

Lo que si conocen muy bien es como promocionar este beneficio y lo hacen para que aparezca como una gran conquista del gobierno, pero, para ser justos y tratándose de un transporte de pasajeros cuyos precios –establecidos por el Poder Ejecutivo- los conocen muy bien, deberían decir que el gobierno –es decir la ciudadanía a través del pago de sus impuestos- solo financia el 50% del costo del “boleto gratuito”, ya que el resto deben asumirlo cada una de las empresas, por lo que ellas son merecedoras de nuestro público reconocimiento.

Siempre es mejor que el beneficio cubra a algunos que pueden pagar a que deje afuera a muchísimos que lo necesitarían.

           

Ing.Agrim.David DOTI

2 comentarios sobre “Boleto gratuito.-

  • el mayo 25, 2012 a las 9:23 pm
    Permalink

    Es que el ministro está como su apellido.

    Respuesta
  • el mayo 25, 2012 a las 4:50 pm
    Permalink

    ES ASÍ!!!
    Pobre el señor Doti, recién se da cuenta que quien gobierna en el país es el Frente Amplio. Claro que es así, tiene un contenido ideológico y filosófico, por que se es coherente con eso que “pague mas el que mas tiene”, y vaya si esto es justo, cuantos gurises quedaron por el camino por no poder pagar el boleto, sin embargo los que concurren a colegios privados siguen, y no lo digo yo lo dicen los números, serìa bueno que éste señor se informara bien de cuantos alumnos que concurren a educación privada terminan, y cuantos de los que concurren a la pública dejan, y que apunte en algún lugar para que dentro de unos años pueda ver cuanto tenia que ver el boleto con ésto, digo si es que le interesa comparar, y no hacer como siempre tener amnesia parcial. La verdad no sorprende esta actitud , por eso estamos en diferentes partidos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *