Para tener en cuenta: De Semilla criolla… zapallos criollos.-

El año pasado “guichoninfo.com”, regaló diez semillas de zapallo “criollo”  a cada oyente de nuestro programa radial  “Integración”.- Asì fue que innumerables  escuchas se acercaron a la emisora en busca de semillas.- Una de esas plantas, de los cientos de semillas que repartimos, se multiplicò en quince zapallos, sin agrotòxicos… tampoco  ejemplares  para la exhibición, sino un tamaño ideal -calabacines-,  para el consumo de “la olla”  y lo más importante la reproducción de semillas para la próxima cosecha… El objetivo de tal acciòn,  fue invitar a nuestros oyentes  a conformar un banco de semilla criolla en Guichòn”.-

EN EL URUGUAY

En nuestro país se plantan anualmente unas 3000 has de zapallos, aproximadamente 2500 hectáreas son de Kabutiá y unas 500 de zapallo criollo y calabazas. El cultivo se realiza principalmente en el Sur del país (Canelones, Florida, San José) y a campo. También existen cultivos de primor en la zona norte (Salto y Tacuarembó). El principal destino de la producción (18.000 toneladas) es el mercado interno, sin embargo en los últimos años se ha desarrollado una interesante corriente exportadora de zapallos principalmente a la Unión Europea, con un máximo de 1500 toneladas exportadas en el 2003.

Las agro industrias procesan anualmente de 600 a 900 toneladas de zapallo principalmente  para dulce de corte y mermeladas.

COMO SON LOS ZAPALLOS ?

Son plantas anuales muy sensibles a las heladas y con requerimientos de temperaturas altas  y alta luminosidad para su crecimiento, por lo tanto se cultivan desde fines de octubre hasta las primeras heladas en la zona sur.

 Los zapallos pertenecen a la familia de la Cucurbitáceas, una familia muy amplia de plantas que se producen para consumo de sus frutos maduros como en el caso de los zapallos, calabazas, calabacines o inmaduros como los zapallitos, zuchini y pepinos.

También pertenecen a esta familia los mates  que utilizamos diariamente los uruguayos, las esponjas vegetales, los melones y las sandias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *