La gran fiesta guichonense… Motivo: “El reencuentro”

La gran familia guichonense no solo vivió un acontecimiento relevante con la inauguración, sino recibió a quienes no residiendo en Guichòn, siguen siendo parte de la comunidad.- En la foto se observa a José Marìa Rivero “Totolo” y Rene “Cacho” Cabrera Romero, juntos al cariño de Analia Azeves de Mendieta.- Por razones de fuerza mayor no concurrió Alfredo Rivero, hermano de “Totolo”… otro de los invitados.-

  Fue recibido en público el popular “Cacho Cabrera”, por el Concejal Carlos Echenique (PN).-

Procede “Cacho” de una numerosa como querida familia en Guichòn… Hijo de Segundo Cabrera y Marìa Romero, nació en Guichòn y aquí se casó con Carmen Errandonea Oxandabarat.- Cursó los estudios primarios y secundarios en Guichòn… en Paysandù, preparatorio de Derecho.- Dos años fue secretario de la Escuela Industrial de Guichòn (1960/62), para luego ingresar a la actividad Bancaria hasta su jubilación.- Vivió una época en Guichòn, integrado a la sociedad y las diversas actividades sociales y de emprendimientos.- Integró por aquellos años la recordada “Cámara Junior”; Comisión fomento del Hospital; Club Nacional de Fútbol; Fundador del Club Ciclista Avenida Artigas y en otras comisiones, cuando Guichòn contaba con juventud decidida a “hacer cosas” por su querida comunidad.-

En el año 1979 se traslada con su familia a Montevideo, continuando su actividad bancaria hasta su jubilación… Desde entonces dice Cacho:  –“Me dedico a la pintura, concurriendo al Taller “Yaro al Sur” y al circulo de Bellas Artes… He realizado exposiciones en conjunto con los demás alumnos del taller en varias oportunidades”.-

JOSÉ MARÍA “TOTOLO” RIVERO Y ALFREDO.-

Hablar de los “Hnos. Rivero” es referirse a la época más gloriosa del ciclismo guichonense.-

José Marìa y Alfredo nacieron para compartir juntos glorias y derrotas… para “tirar” asociados en duras etapas del ciclismo nacional… La pobreza y necesidad de una humilde y numerosa familia del barrio Tacuarembò, los empuja desde muy chico a alternar estudios primarios con el rigor del trabajo.- La digna pobreza y la necesidad los unió más… como dijera el gran poeta salteño Yamandù Rodríguez: “El ñudo potriador de dos varones que cuanti más lo estiran más se aprietan”… y asì la vida, en todo su transcurso,  los va “apretando” en las mismas alegrías y similares tristezas.-

El acto de entrega de un obsequio-recuerdo del Municipio de Guichòn,  estuvo a cargo del  Concejal Fernando Herou (PC).-

  Sin duda los hermanos Rivero son el sello inconfundible del espíritu guichonense, sus palmares, su gente, su cuchilla de Haèdo, cañadas, arroyos y ríos, el  grito de “Guichòn nomàs!!! envueltos en la bandera con los colores de “La Purificación artiguista”.

Colombia, Guatemala, Chile, los argentinos y “la federativa de Brasil”,  ovacionaron las electrizantes finales de los hermanos Rivero… “tirando” el uno para el otro, como la vida les habìa enseñado… Y asì fue que las vitrinas de la humilde Institución del Club “Avenida Artigas”, se fueron poblando de trofeos y medallas y emulando tanta guapeza,  “explota” en la juventud  el sano y dignificante deporte del pedal en Guichòn.- Los Clubes sanduceros y montevideanos se disputaban “el pase” de los hermanos Rivero: Peñarol de Montevideo, el Policial, Maroñas… El 2 abril de 1965 se funda el recordado Club Ciclista Avenida Artigas de Guichòn… y fue por aquella época donde se logra conformar un equipo memorable: Carlos Aguinaga, el “Gato” Gómez, Walter Garre y Wilson Muñoz… Todo Guichòn palpitaba y se une al esfuerzo de los hermanos Rivero… cada etapa de la “Vuelta ciclista del Uruguay”, Rutas de América, prueba “A la Americana”…  el Club Avenida Artigas contaba con el aliento y apoyo  de un pueblo.

Luego la vida y el trabajo los siguió uniendo más… y hoy,  en el exitoso mundo empresarial, los hermanos Rivero,  siguen siendo el sello de garantía y responsabilidad ganado en el sacrificio de duros oficios: mandadero, lechero, camionero… siempre juntos, con la misma humildad aprendida en aquel  modesto rancho  del Barrio Tacuarembò.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *