Cuento electrònico.-

A una señora  de la localidad de Quebracho, por  teléfono Celular, le notificaba que se había hecho acreedora a 35.000 dólares y una camioneta Toyota,  solicitando su número de documento de identidad e indicándole que debía girar dinero a través de Abitab para financiar el trámite aduanero e ingresar el vehículo al país, el cual, según le indicaron, era descargado en ese momento en el puerto de Montevideo.

La mujer accedió a enviar sucesivos giros que sumaron 1.500 dólares, hasta que cayó en la cuenta que se trataba de un engaño y radicó la denuncia.

CASI EL ALCALDE.-

El alcalde, Mario Bandera, también recibió un idéntico llamado, pero logró reaccionar a tiempo y comunicarse con la sucursal de Abitab para dejar sin efecto el giro ya ordenado, perdiendo únicamente el dinero correspondiente al trámite. (U-Noticias).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *