Edil Flores: Barranca Abajo.-

¿Cual es el límite de la paciencia de un electorado?  Durante los últimos 5 períodos legislativos, el Partido Nacional en 4 oportunidades, y el Frente Amplio en el período próximo pasado, se repartieron la administración de un Departamento otrora líder en desarrollo en comparación al resto del interior, y hoy lamentablemente al final del pelotón.

Podríamos utilizar la metáfora de que Paysandú va barranca abajo, tomando prestado el nombre de una de las obras de Florencio Sánchez, dramaturgo que le da nombre a nuestro también abandonado teatro, pero sería demasiado cínico.

El teatro Florencio Sánchez, orgullo de todos los sanduceros durante décadas, está cerrado y abandonado. No importa cuanto anuncien que se reabrirá o que se está recuperando; ni siquiera el gran esfuerzo del grupo “Amigos del Florencio Sánchez”, puede colaborar con una desidia y falta de compromiso de las autoridades departamentales, que lo único que han hecho es conseguir limosnas para una reparación que debería ser prioridad fundamental de la comuna.

Sin embargo, como es costumbre ya en las autoridades, el teatro sigue clausurado y sin una fecha cierta de reapertura.

El 7 de setiembre de 2012, hace más de un año, salió publicado en el semanario 20 once y fue leído en varios programas de radio, un artículo que personalmente escribí sobre este asunto. La respuesta de las autoridades fue instantánea, y esa misma tarde se confirmó que la reapertura sería el día 8 de diciembre, pero posteriormente se aclaró que apenas sería una reapertura “parcial”. En realidad tuvo como único fin “tapar el ojo” a las críticas, la reapertura fue por esa única vez y casi un año después se sigue esperado una solución definitiva, la que por la falta de fondos existente, parece lejana al día de hoy.

Pero parece lejana por una única y sencilla razón: la administración Bentos no acepta una sola idea que no provenga de sus filas partidarias.

Hace pocas semanas el Diputado del Partido Colorado Walter Verri, ofreció una solución,  idea que fué compartida por dos integrantes del grupo de Amigos del Florencio Sánchez (el Arq. Walter Belvisi y José Rivero Horta), que es acceder a un fideicomiso a través de República AFISA, que le brindarían en el plazo de un mes, 1.200.000 dólares, con los que se podría finalizar la primera parte de la restauración de la obra. La Intendencia sanducera es una de las pocas que aún no ha hecho uso de esta opción establecida por la ley, y tampoco lo hará.

No lo hará por una sencilla razón: Bentos y su equipo están encerrados en su propia burbuja, y siguen convencidos de algo que personalmente he criticado durante todo el período de su gobierno, y es el hecho de no aceptar ideas ajenas.

Paysandú no merece esa soberbia de parte de un gobernante. José Acquistapace, quizá el mejor Intendente de todos los tiempos se nutrió de un equipo multipartidario, y aceptó ideas de todos los colores. Cuando uno gobierna un departamento tiene que saber que está al servicio del pueblo y no de caprichos y soberbias, ojalá Bentos pudiera entenderlo.

Edil departamental: Martin Flores.- 

Un comentario sobre “Edil Flores: Barranca Abajo.-

  • el octubre 19, 2013 a las 12:35 pm
    Permalink

    Coincidimos con el edil Flores en cuanto a la actitud de las Jerarquías Departamentales, pero le recordamos que no es patrimonio de la actual Administración, tantos nivel local, como nacional, sino de todas las colectividades políticas.La soberbia se instaló una vez enterrada la Propuesta artiguista, en el marco de una Constitución Centralista y Unitaria, que dio lugar además, como consecuencia, a la Educación Valeriana (Euro céntrica), que debemos reformar en profundidad. Existe una posibilidad. Una reforma Constitucional basada en el pensamiento Federal artiguista. Tendríamos acceso a respuestas y diálogo fluido con el consiguiente desarrollo real y ARMÓNICO de toda la comunidad que ocupa esta maravillosa tierra oriental. Sugerimos al edil, inicie, con sus congéneres de las distintas colectividades políticas abordar el tema.-

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *