“Puente de Tablas” en el Queguay se merece un homenaje.-

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAyer nuestra producción participó de dos reuniones con la presencia de la Alcalde de Guichón, Dra. María del Lourdes Suárez.- La primera en la Escuela Nº 17 de Piñera y la segunda en Pueblo Morató (Tres Arboles).-

A CIEN AÑOS DEL PUENTE DE TABLAS.- 

La primera reunión tuvo lugar en la Escuela Nº 17 de Piñera “Maestro José María Firpo”, siendo recibidos por la maestra directora Rosa Rodriguez y la maestra directora de la Escuela Nº 81 de Queguay Chico (Cuchilla del Fuego), maestra directora Nelly Martinez.- El único punto agendado era “dar base” a la idea de “Festejar los cien años del Puente de Tablas”, con participación de   las comunidades regionales.-

“La idea ha sido bien recibida por los vecinos de la región -comienza diciendo la maestra directora, Rosa Rodriguez-, por lo pensamos desarrollarla en el mismo “Puente de Tablas” el próximo Domingo 1º de Diciembre.-A  los cien años de la construcción de tan importante obra, realizaremos un “encuentro de Comunidades” de éste lado y del otro del río Queguay para lo que ya hemos comenzado a trabajar junto a la escuela Nº 81, vecinos y Aparcerías Criollas”.-

OLYMPUS DIGITAL CAMERASe establece realizar una nueva reunión el próximo jueves 14 en el Municipio de Guichón para continuar ordenando la programación.-

UN PUENTE CON HISTORIA.-

El maestro Josè Marìa Firpo en su libro “Historias  de Villa Elisa”, da cuenta de la importancia que significó si construcción en los inicios del siglo pasado.- Dice el maestro que: “…A pedido de los vecinos de una solución más cómoda para el cruce de los ganados, el paso de las diligencias y de los jinetes -que se venía haciendo por Paso Potrero, lugar de riesgo para esa tarea-, se comienza a hablar por parte de las autoridades Municipales de la posible  construcción de un puente o en su defecto del establecimiento de una balsa”.  

 Continúa narrando el maestro Firpo que “se consideró  -de acuerdo a un diario-, la obra más importante del departamento”.– Su estructura es de hierro con piso de tablones (de ahí su nombre).-Por aquella época, inicios fundacionales de Guichón, el lugar más poblado y de mayor importancia era la calzada de Andrés Pèrez, por lo que se generó una apasionada controversia por los vecinos de la región, poniéndole fin don José Piñera quien manifestó que “el puente debemos de desearlos para todos y no para unos pocos”.  En junio de 1905 se ordena la “preparación” de los planos… Pasan los años y en 1911 se habla de un puente de tablas y “se piden informes a Italia”.- Es en ese año que la empresa constructora  de Italo Descalzi da comienzo a la obra “en las inmediaciones de la cañada Montero, cerca de la barra del Molle”.- “En abril de 1912 -continúa narrando Firpo-, no terminado aún  el puente, una creciente supera la altura esperada y las aguas alcanzan 5 metros de altura por sobre la baranda, varios tablones de curupay quedan sueltos y flotando en el río… Otra creciente en 1918, deja al puente totalmente sumergido… el puente sigue cumpliendo su función, aunque con grandes dificultades económicas, para culminar completamente sus accesos”.– Finalmente el maestro Firpo da cuenta que : “El deterioro comienza por las tablas del piso del puente: en el 28 siguen sin repararse. En mayo del 29 fallece el encargado del puente, el señor Magget y con ésto termina nuestra información”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *