Solo Bajamar… nada de presagios…

El pasado jueves se informó que que personal de la IDM se encuentra trabajando en la zona de Playa Mansa con el objetivo de retirar escombros y restos de materiales expuestos como consecuencia de las condiciones de bajamar.
Los trabajos se efectúan- entre las paradas 9 y 14- para remover un cordón de escombros y otros restos de antiguas construcciones: varillas de hierro, piedras, maderas, entre otros.
Según la información que nos ofrece diario “El País”,  el vocero de la Armada Nacional, Gastón Jaunsolo,  informa que: “cuando predominan los vientos de dirección norte, se produce este efecto”, agregando que: “El fenómeno es “natural y habitual” en Uruguay y se va a mantener por lo menos “hasta mañana -domingo-,  al mediodía”, debido a que continúan “las predicciones de viento (en dirección) norte”.
“Así como cuando hay temporales con viento del sur se ve que las aguas levantan el nivel y golpean contra la rambla, cuando hay viento norte se produce el efecto contrario: las aguas se retiran un poco y así producen estas bajantes”, explicó.

Como es de esperar en estos tiempos de “redes sociales”  -donde cada uno de los ciudadanos se constituye en un “opinólogo técnico”-, se comenzaron a tejar los más diversos comentarios.-

Hay quienes se volvieron apocalípticos presagiando catástrofes, una invasión súbita de la franja costera por las aguas oceánicas que se retiraron, el inminente impacto de un tsunami o imparables temporales, ciclones y tornados.

Según el Instituto Uruguayo de Meteorología, ya desde el jueves, pero especialmente en la madrugada y mañana de ayer, lo que se desarrolló fue un fenómeno de descenso en el nivel del mar en las costas del sur y sureste del país a raíz del intenso viento proveniente del noreste. Para hoy sábado se prevé que los vientos de componente noreste comiencen a amainar, para posteriormente rotar al sector sur, cerca de las 15:00 horas, permitiendo que las aguas vuelvan a sus niveles.

“Así como cuando hay temporales con viento del sur se ve que las aguas levantan el nivel y golpean contra la rambla, cuando hay viento norte se produce el efecto contrario: las aguas se retiran un poco y así producen estas bajantes”, esto explicó a diario  El País el vocero de la Armada Nacional, Gastón Jaunsolo.

El temporal, que comenzó en el norte argentino y en Paraguay, se presentó con rachas muy fuertes de viento, de más de 90 kilómetros por hora, como quedó registrado en la madrugada de ayer en Piriápolis. La posibilidad de un tsunami quedó de plano descartada, ya que este fenómeno se debe en altísimo porcentaje a terremotos submarinos, más comunes en los litorales de los océanos Pacífico e Índico, en las zonas sísmicamente activas.

Obsérvese el efecto redes sociales cuando se trata de opinar:

Uno decía: “Dios quiera que pase el temporal y que todo esté tranquilo”. 2) “Dios proteja esas familias”.- 3):  “A mi eso me da miedo porque pienso que cuando cambie el viento y se ponga del lado Sur, se vendrá como tromba”.- 4):  “Fe y que no pase nada”… y sigue.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *