SUICIDIO, PREVENCIÓN Y EXORCIZACIÓN.-

El extraño planteo de descubrir una placa en un árbol,  “sitio elegido por algunos pobladores para suicidarse desde hace más de 30 años”, surge de la iniciativa de la Comisión Honoraria de Prevención  del Suicidio de la Junta Departamental de Paysandù, presidida por Sandra Lacuesta, junto con el Liceo de Guichón.-

La información se dió a conocer en diario “El Telégrafo” del pasado 29 de Setiembre en página 15, agregando que “los habitantes de la segunda ciudad del departamento lo querían cortar”, expresando que “el eje no es el árbol”… “si la gente quiere quitarse la vida allí,  no quiere decir que el árbol sea llamador de eso”, señala la presidenta Lacuesta.-

El desarrollo de la información dice que “fue la directora del Liceo local, Martha Juarez, que tuvo la idea de realizar una actividad para “que el árbol (el timbó),  no tenga esa connotación triste” y es en ese sentido es que llevaron a cabo una actividad con estudiantes entre lo que se planifica  “poner manos con frases” y colocarle una placa enmarcada en el “Día Mundial de la Prevención del Suicidio”.-

Más adelante del extenso planteo, se informa que “la placa fue escrita por alumnos que son el futuro para seguir en vida: “El hecho de que tu vida no sea como deseas no la hace un fracaso”.- La placa, aún no tiene fecha de colocación, pero se señala que: “la inquietud  surge de los jóvenes, quienes ven un lugar para realizar un intercambio social, cultural, motivador”…. Que “los adultos  tal vez tienen otros enfoques”, agrega la secretaria de la comisión, Verónica Vicca.-

TIMBÓ, PACARÁ u OREJA DE NEGRO.- 

El árbol en cuestión, -elegido insólitamente para exorcizar el creciente flagelo del suicidio-, este año cumplirá 100 años y fue plantado por don Ernesto N. Mendiburu, en tiempos en que todavía no se había sido programada la ruta 90.-

Según apuntes de la época -año 1920-, las semillas del emblemático árbol de timbo,  fueron traídas a Guichón por don Ernesto N. Mendiburu,  en un viaje que hizo a Chile… Por aquellos años, los pocos y contados árboles que  solo se podían observar en la desolada planicie,  eran especies indígenas (“plantados por los pájaros”, al decir de la época),  más las centenarias palmeras yatay  y en la “Estancia Vieja” el fundador Teodoro Pedro, había plantado gran cantidad de “Pitas”, traídas de la zona de Capilla Vieja (Pandule).- No habían árboles frondosos por aquel entonces, hasta que don Ernesto plantó este exótico árbol en las estribaciones de la cuchilla de Haedo, guarecido de los vientos del sur.-

Fué en el año 1945 que se hace el trazado de la actual ruta 90 y con ello el frondoso timbo quedó en terrenos expropiados por el estado.- Desde aquel entonces, por la exuberancia de su follaje y tupida sombra se convirtió en el lugar de preferencia para las familias guichonenses… agradable lugar para citas amorosas, reunión obligada,  donde el mate compartido animaba charlas y comentarios de variados temas…  hasta se llegaron a organizar fiestas de cumpleaños.-

GUICHÓN NUNCA PLANTEÓ “CORTAR EL TIMBO”.- 

Próximo a cumplir los 100 años la ciudad de Guichón, se promovió el trazado de una rotonda que ordenara el tránsito vehicular, no solo en el ingreso-salida de ruta 90, también ofrecer más visibilidad a los que ingresaban por el camino “de la cuchilla” y embellecer el lugar con canteros con flores.-

De los estudios técnicos que se realizaron a cargo del Ministerio de Obras Públicas, surgió que para darle “amplitud” a la obra había que talar el timbó.- Ante esta posibilidad -de cortar el añoso árbol-, nuestra producción habló con los ingenieros encargados de hacer el nuevo trazado, a la vez que movilizaba a ciudadanos y autoridades polìticas para conservar ese lugar de reunión social de las familias guichonenses.- Técnicos e ingenieros de Vialidad, ante las fundadas razones de las “fuerzas vivas” de Guichón, resolvieron adaptar los planos primarios para que el árbol no fuera cortado… se estableció como única modificación,  que era necesario realizar una pequeña poda para que las ramas no obstruyan la visibilidad de la ruta… así se hizo.-

LOS SUICIDIOS  SE CONTROLAN MEDIANTE UN ACCIONAR EFECTIVO DE PREVENCIÓN.- 

En Uruguay en el mes de Julio se conmemora el “Día Nacional de la prevención del suicidio”.-De todos estos talleres y charlas que hemos mantenido con especialistas en el tema, se desprende que:  “Es el suicidio una de las principales causas de muerte violenta en el Uruguay, junto a otras, tales como , accidentes de tránsito, etc.”.-

El informe de los centros de estadísticas, señalan que por año en Uruguay se suicidan entre 500 y 600 personas.- Esta cifra se mantiene desde hace muchos años.- Se recuerda que el año que más personas se suicidaron fue en el 2002,   cuando se quitaron la vida 691 personas, en tanto que en 2016 fallecieron 643 uruguayos por esta causa; apenas un 7% menos que en el año de la peor crisis socioeconómica que vivió el país.

En los últimos 22 años los suicidios consumados aumentaron en un 45,7% y las tentativas un 58,5%, existiendo una sincronía entre el proceso de desestructuración social y las tasas de suicidios”, y que no necesariamente se corresponden con momentos de crisis económica.
Entre los datos que dispone el Ministerio del Interior sobre suicidios, hay diferencias entre los indicadores de suicidios consumados y los de tentativas. Por ejemplo, si bien son más los hombres y los adultos que se matan, las mujeres y los jóvenes tienen más intentos, hay una relación estrecha que existe entre el suicidio y otras formas de violencia que se producen en las estructuras familiares, como el abuso infantil o la violencia doméstica.
EXHIBICIONISMO?.- 
En Guichón hubieron lugares donde se registraron mayores índice de suicidios que en el estigmatizado timbó y que se pretende exorcizar con una placa de referencia.- Hubo una época donde la preferencia de los suicidas era el ferrocarril… Una especie de sicosis de morir arrollados por las pesadas máquinas ferroviarias.- Lo que sí llamó la atención a estudiosos del tema fue la cantidad de suicidios que se registraban en Guichón.- Bien es sabido  – y lo reiteran los estudiosos-,  que estos altos índices, denuncian “el fracaso de una sociedad”.-
Hoy basados en el avance de la información, ya no a nivel local sino mundial,  en nada contribuimos en prevenir el mal, descubriendo una placa que estigmatizará un lugar histórico de Guichón y que nada tiene que ver con lo preventivo de una enfermedad que afecta principalmente a jóvenes y viejos en mayor o menor escala.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *