Teatro Municipal Guichón: La magia de la escena.-

Días pasados se realizó la presentación de fin de curso de los Talleres de Teatro de Guichón con la dirección de Danilo Pandolfo.-

En el inicio se puso en escena una obra del autor argentino Roberto Arlt: La Isla desierta, con la actuación del grupo de teatro sanducero.-

La obra se desarrolla en una oficina contable con frente al muelle donde entran y salen barcos procedentes de ignotos puertos.- El tedio y la burocracia sólo es alterada por la fantasía de quienes siguen una rutina establecida, es ahí donde se producen los errores que un gerente déspota no deja de señalar.-

Existe durante toda la puesta en escena  -y bien que se señala-,  un marcado tono de burla mezclada con la fantasía de cada uno de sus personajes que se encuentran atrapados en la rutina burocrática, seguramente reflejando lo que el dramaturgo, periodista y escritor argentino,  imprimió en cada una de sus obras y que le  llamara “burlería” a principios del siglo pasado.-

La adaptación y la puesta en escena del director Pandolfo, busca más que nada -y que se note-, la rutina y frialdad de una oficina donde todos mecánicamente y al ritmo del matasello repiten día a día su tedio… Todo es alterado cuando llega un cadete,  planteando e ilusionando colectivamente un mundo  de fantasías… habla sobre una isla ignota en un mundo distinto,  sueños,  viajes y aventuras y es ahí donde “los oficinistas” viven la fantasía de aquella lejana isla desierta como propia… Todo parece que finalizará con la rebelión de ese grupo de empleados atrapados en la rutina… pero nuevamente aparece el gerente  cortando abruptamente sueños y fantasías y nuevamente al golpe seco e imperativo del matasello los condiciona a su trabajo mecánico del día a día.-

CORAZÓN DE MELÓN.-

La obra tiene el aporte y las sugerencias de todo el grupo del teatro guichonense integrado por : Bosco Urruty, Norberto Río (El Coso), Patricia Furtado y Luis Gonzáles, dirigidos por la profesionalidad de escena del director el sanducero Danilo Pandolfo.-

Su trama trágica humorística… donde se pone en escena a un “capo” mafioso intermediario en la venta y tráfico de  órganos humanos, que “negocia” con un veterano y frustrado ciclista, soñando competencias pasadas  (Coso Ríos), quien no duda –buscando una salida económica a su situación–,  en vender sus órganos al mafioso intermediario apodado “el gato” (Bosco Urruty).- Completando el dramático cuadro de necesidades, se agrega a la familia el atorrante cuñado del ciclista (Luis González),  al que le gusta más dormir que trabajar… El ciclista no encuentra salida a su situación y es por ello que  convence a su esposa en vender,  en principio,  uno de sus riñones ya que tiene dos y puede vivir perfectamente con uno… pero luego es convencido por “el gato” por  su corazón,  de gran demanda en el mercado.- Su esposa no lo puede convencer que con la venta de su corazón se muere…   La promesa aparentemente  se cumple ya que  como adelanto  comienzan a llegar costosos regalos… En un segundo acto aparece “el gato” en bata de dormir  abrazado y enamorado de la sumisa  y resignada esposa del ciclista  (Patricia Furtado) a quien ya llama “mi corazoncito”.- Todo hace pensar que la negociación se había llevado a cabo…no es así y aparece nuevamente en escena el ciclista soñador, reprochando indignado  la deslealtad de su compañera de tantos  infortunios quien no dudó -ante su supuesta muerte-,  en caer rendida en brazos de “el gato”.-

NUESTRA OPINIÓN: Es el segundo año que se presenta el taller de Teatro Municipal, con muy poco público en la platea , con “nada de promociòn” y la indiferencia de las autoridades políticas de Guichón.-

Lo que debería de ser una oportunidad  –lo que siempre hemos señalado– se constituye en una decepción… Máxime a lo que siempre hemos reclamado:  “Profesores y orientadores de la  expresividad cultural y artística de nuestra ciudadanía”, pero nuevamente,  nos encontramos con la realidad de que poco -muy pocos-, reconocen el esfuerzo y las ventajas sociales e individuales que genera la representación teatral.- 

Guichón como joven población “de tiempos mejores”, no merece seguir llorando su pasado, ya que es perentorio, obligatorio que viva su presente, “su hoy”, sin dudar en señalar la indiferencia de quienes deberían de gestionar y promocionar este tipo de “salidas sociales” que ofrece la cultura en todas sus expresiones… y de cada una de ellas, es el teatro, es la que mayor logra maravillosas en lo colectivo como en lo individual… Estas se conjugan en la confianza en si mismo, la expresividad corporal y personalidad, la autoestima, la concentración,  la desinhibición y la creatividad… Pero lo más maravilloso de esta magia de interpretar “a otro”, es la comunicación, la pertenencia de grupo y la creatividad de encontrar cosas que permanecían ocultas en nosotros… Estas son algunas de las maravillas de las que nos estamos privando los guichonenses y es por ello que nos atrevemos a realizar este análisis,  adjunto  a “la crítica” y comentarios  de dos maravillosas representaciones que se pusieron en escena.-    

Nos quedamos -finalmente-, con las palabras de su director Pandolfo,  el que  viaja dos veces por semana desde Paysandù: … “hacemos lo que podemos con las cosas que tenemos a mano, pero es promesa que el año próximo continuaremos en ésta evoluciòn”.-

“guichoninfo.com” y por ende nuestro programa radial “Señales”,  ha seguido de cerca el esfuerzo de pocos, con la esperanza de que se vayan sumando cada vez más.- No ha sido así y  nuevamente nos encontramos con el desencanto de una rendición anual valorada por pocos, con idéntica indiferencia de las autoridades políticas de Guichón.- 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *