Agustin Lombardini: Gracias Maestro.-

Foto guichoninfo.com: Dr. José María Ferrari.-

Señor: Presidente de la Sociedad Uruguaya de Historia de la Medicina.-

Dr. Antonio L. Turnes

Familiares del Dr. José M. Ferrari

Estimados cofrades:

Agradezco al Sr. Presidente el haberme concedido la oportunidad de expresarme en esta sesión dedicada a la memoria del querido médico recientemente desaparecido. Diré que no quiero hacer de mis palabras una oración fúnebre; antes bien, deseo recordarle con alegría, con esa misma sonrisa que supo expresar bonhomía y a la vez transmitirla.

El 12 de octubre próximo pasado se apagó la vida del Dr. José María Ferrari Goudschaal. A los 95 años de una existencia plena de realizaciones, justamente en la fecha en que su admirado Almirante Colón marcaba su máxima conquista, partió de este mundo con rumbo a uno desconocido pero seguramente pleno de paz, sentimiento que tanto le distinguió.

Nacido en Santa Lucía el 15 de febrero de 1922, sintió una temprana vocación por la Medicina. Ingresó a la Facultad en 1941, recibiéndose en 1952, culminando una brillante escolaridad, razón por la que se le exoneró de pago de los derechos del título.

Optó por la Medicina Rural, habiendo tenido una rica experiencia previa que sin duda lo marcó: fue su participación como Practicante –delegado por los estudiantes- en la Misión Socio-Pedagógica de Arroyo de Oro en 1946. En ese lugar del interior profundo, Ferrari se solidarizó con los pobladores de ese pago chico, que vivían entre el aislamiento, las privaciones y la pobreza.

Le cupo el honor y la satisfacción de ser participante de aquella quijotada que fueron las Misiones, que llevaron el conocimiento y las normas sanitarias a ese humilde sector del campesinado.

En 1954 es designado por concurso Médico Rural de Policlínica de Piñera y Beisso.

En 1959 es encargado del Centro Auxiliar de Salud Pública de Guichón, y a partir de 1962 accede a la Dirección del Hospital hasta 1971, año en que se traslada a San José y posteriormente en 1978 a Montevideo. Habiendo ocupado allí cargos jerárquicos a niveles público y privado, se jubila en 1988, con 36 años de actividad profesional. Aún jubilado, fue Director Adjunto Honorario del Programa Nacional del Adulto Mayor (1996-2000).

Volvamos a Guichón y a su zona de influencia. Ferrari se insertó rápidamente en la colectividad guichonense, siendo activo dirigente en varias organizaciones comunitarias, destacándose su actuación en la Liga del Trabajo y especialmente impulsando el Turismo, del que fue un innovador. En esta materia se le reconoce como el gestor de las Termas, al realizar un contacto con el Senador Brause, culminando las actuaciones de lo que en principio fue el  “Proyecto Termas Guayabos”con la donación de  10 hectáreas por el Sr. Luis A. Almirón, en reconocimiento a quien el establecimiento se denomina “Termas de Almirón”.

En 1957, en ocasión de celebrarse los 50 años de la fundación de Guichón, se editó un impreso en el que se destaca  “el elevado concepto que ha sabido arraigar entre el conglomerado que forma nuestra población”. El Dr. Ferrari fue un activo dirigente de la  Comisión Vecinal “Cincuentenario de Guichón” 

 

El Dr. Ferrari ejerció la docencia como Profesor de Historia, materia que tanto quiso y que supo transmitir a los liceales con maestría y dedicación. A la vez, dictó clases de Higiene y Seguridad Industrial en la Escuela Industrial.

En el año 2006 fue nominado “Ciudadano Ilustre” de la localidad de Tres Árboles, en un acto sin precedentes. Coincidentemente, en ese año el Sindicato Médico del Uruguay le confirió la Distinción Sindical al mérito en el ejercicio profesional.

En Paysandú tuvo actuación en política, resultando edil departamental por el período 1967-1971.

Ferrari se casó con la Nurse Darvinia Dalmás, de cuya unión nacieron cinco hijos. Esta familia se integró plenamente a la sociedad local, que mucho la apreció. Su esposa falleció en el mes de noviembre. Al decir de uno de sus hijos, “papá la llamó”…

A  17 años de su radicación, el médico rural que durante la misma prodigó su ciencia, sus conocimientos y su bondad a todos, partió para seguir su carrera profesional, y especialmente motivado por el estudio de sus hijos. Yo le decía que en realidad, no se había ido del todo…

Siempre tuvo un afectuoso recuerdo para los pagos de Guichón. Con su memoria prodigiosa me contaba sucedidos con lujo de detalles: apellidos, nombres, accidentes geográficos, caminos, visitas a domicilio, vuelos. Mientras, parecía revivirlos.

Desde el 2006 –año en que nos conocimos- hasta el 2013 volvió dos veces a la segunda ciudad de Paysandú, recibiendo el reconocimiento y el afecto del pueblo y de las autoridades. En el 2012 participó como invitado especial a la inauguración del Centro Terapéutico Termal. Al año siguiente volvió para dictar una conferencia sobre la Revolución Tricolor y el Combate de Guayabos de 1875.  Previamente, en el Cementerio, se descubrió una escultura alusiva a los caídos en la lid, autoría del médico Juan Carlos Uhalde.

Volvamos a Ferrari profesional. La máxima expresa que “médico se es toda la vida”. Y así lo asumió este hombre preparado para la Medicina Rural, armado de sus conocimientos, su vocación de servicio y su maletín. Su obra fue un verdadero apostolado. Durante 17 años profesó su ciencia, llevándola hasta el último rincón de la campaña, demostrando su condición de excelente clínico en un medio carente de especialistas y que contaba con pocos recursos auxiliares de diagnóstico. Para ilustrar diremos que asistió a 1.500 nacimientos.

En el área académica integró la Academia de Historia Marítima y Fluvial del Uruguay, aportando importantes colaboraciones.

Su pasión por la Historia la conjugó con su amada profesión. Integrándose a la SUHM, contribuyó con importantes y numerosos trabajos. A la vez, presidió la institución desde 2006 hasta el 2008. También tuvo intervenciones en el Departamento de Historia de la Medicina.

La vida nos concedió la oportunidad de conocerlo, allá por el año 2006. A partir de entonces fuimos cultivando una relación de amistad en toda su dimensión. Para nosotros fue un verdadero maestro que guió nuestros pasos en el apasionante estudio de la Historia de la Medicina, constituyéndose en un incondicional y generoso consejero.

Hacemos votos para que la comunidad guichonense le recuerde tal vez incorporando su nombre al nomenclador ciudadano, a algún espacio público o a su querido Hospital. Será tarea de las autoridades representantes del pueblo. Será sin dudas, un justo reconocimiento a este médico total por todo lo aportado. Para ejemplo especialmente dirigido a los jóvenes, a quienes dedicó tanto bien a través de sus enseñanzas y sus consejos.

Desde mayo del 2006 hasta el mismo mes del 2017 mantuvimos una nutrida correspondencia que guardo en el primer plano de mi biblioteca.

Hoy, ante su ausencia física, antepongo lo mejor de su recuerdo, pensando además que he sido un favorecido por la vida al haberme contado entre sus amigos.

Gracias, Maestro, por todo lo que compartimos.

Marzo de 2018.                                                                                                                Agustín C. Lombardini.-

………………………………….

Nota de la redacción: Nos parece oportuno unir ( del archivo de nuestra publicación),  la referencia que hacíamos y algunos de los comentarios que recibió “guichoninfo.com. ante la desaparición física del querido amigo:

Falleció Dr. José María Ferrari Goudschaal.-

En esta mañana se nos comunicó la triste noticia de la muerte del Dr. José María Ferrari en Montevideo a la edad de 95 años, había nacido en Canelones el 15 de Febrero de 1922.-

El Dr. Ferrari estuvo vinculado a Guichón por 17 años, dejando durante ese tiempo huellas imborrables en la sociedad de Guichón y de la región.-

Ferrari, ingresó a la Facultad de medicina en el año 1941, egresando con el título de médico Cirujano en 1952.- En el año 1954 obtuvo por concurso de oposición el cargo de médico de Policlínica Rural en la Estación Piñera y Pueblo Beisso, cargo que desempeñó hasta el año 1962, pasando luego a ocupar el cargo de Médico Director del Centro Auxiliar de Guichón, desempeñándose hasta el mes de Julio de 1971 en que fue trasladado a cumplir funciones de Médico en Jefe de Medicina del Hospital de San José.- En el año 1978 fue designado para el cargo de Director Adjunto del Hospital Maciel; Año 1985, Director del departamento de Asuntos Internacionales del MSP.- En el año 1990 se jubila, tras 46 años de intenso trabajo, cumpliendo servicios  en el Ministerio de Salud Pública.- Siguió actuando  tras su retiro de la medicina en forma Honoraria, dirigiendo el programa de Bienestar del Adulto Mayor, creando en el Interior del País 18 Comisiones departamentales.-

En el año 2000 se retira definitivamente de las funciones del Ministerio de Salud Pública, dedicándose a los Estudios Históricos de nuestra medicina Nacional, integrando la Sociedad Uruguaya de Historia de la Medicina con el cargo de Presidente.-

En nuestra ciudad, recordamos el desempeño que le tocó desarrollar en la comisión vecinal “Cincuentenario de Guichón”; formación de la primera Comisión de Turismo y pieza fundamental en la mediación ante don Juan Alberto Almirón en la donación de las primeras diez hectáreas de terreno donde se encontraba la perforación infra basáltica,  que dió la posibilidad de habilitar el “Centro Termal Guayabos”, luego designado con el apellido “Almirón”.- En su actividad política,  fue Edil departamental de Paysandù por el partido Colorado, entre los años 1967 a 1971; integró variadas comisiones directivas: Liga del Trabajo de Guichón, Centro Comercial, etc.-

Sus últimos años el Dr. Ferrari vivió en Montevideo con su esposa -Darvinia Dalmás, quien lo sobrevive-, matrimonio del cual nacieron cinco hijos, Guillermo, Gabriel, Guido, María Isabel y María Eugenia.-

………………

 Nancy Cabrera Romero.- 
Me uno a las palabras de Arturo Michelini !Sería un justo homenaje que,como al Dr.Pazos ,Olazabal,surgiera su nombre en un lugar destacado de nuestra ciudad!.-
………………..
 Prof. Arturo Michelini.-

Con Motivo del fallecimiento del Dr. José Maria Ferrari.
Llegó a nuestros lares allá por por mediados de la década del 50, Sus dotes personales de buen médico y su don de gente, lo puso inmediatamente en la acción favorable a la sociedad guichonense, donde realizó una fecunda labor.
Un Guichón distinto al de hoy, un Guichón pujante, creciendo al influjo de sus notables y con el apoyo de la gente.
Un Guichón creciendo, sociedad tranquila, sin vándalos y donde cada cual cumplía su cometido.
En esa sociedad se injertó rápidamente el Dr. Ferrari .
Lo tuvimos casi 20 años, en los cuales dejó profundas huellas, vimos a sus hijos hoy hombres y mujeres grandes jugar por las calles de la ciudad, los conocimos desde chiquitos.
Pero era evidente que la capacidad de Dr. tenía destino de horizontes más lejanos y … se nos fue a cumplir con actividades de importancia en la Salud Pública, tanto en lo nacional como en lo internacional, luego de 40 y pico de años de trabajo,  se jubila, pero no abandona la vocación y como siempre, siguió en su vacación en forma honoraria formando y dirigiendo comisiones sobre el Bienestar del Adulto mayor.
Creo que no debemos dejar pasar,  su extraordinaria actuación como DOCENTE  (sí, con mayúsculas) de Historia en el Liceo de Guichón. Quien esto escribe conserva en algún lado de su biblioteca, discursos del Dr. Ferrari en ocasión de festividades Patrias y que  mi padre, -también docente-,  transcribió a máquina… los discursos, con autorización por supuesto del propio Ferrari,  leyéndolos alguna vez se coincide con la magnificencia de las piezas oratorias, además de la clara demostración de un exacto concepto de la importancia y trascendencia de algunos hechos patrios, que Ferrari resaltaba con agudeza.
Esa Gente que venía de otro lares y adopta la lucha de la sociedad guichonense como propia YA NO VIENE MÁS.-
Necesitamos de vuelta gente como él y como sus coetáneos de esa época. Gente que no miren intereses personales solamente y que antepongan la acción social “VERDADERA” en pos de los interese sociales de verdad.
Un apretado abrazo a su familia, un recuerdo hermoso a su acción médica y humana en Guichón y el orgullo de haber tenido en la población una una persona de su calidad humana.
Arturo Michelini
……………………………
De Jorge Rafael Pauletti.- 
Dos líneas, para compartir in totum, las expresiones de Arturo referidas al Dr.José Mª Ferrari, que supo ser médico y amigo de toda mi familia -en especial de mi padre-  y luego del que escribe. Aún estando retirado me visitaba en el Sanatorio, estando internado ó en el Ministerio de Salud Pública, donde me brindaba todo su apoyo y sanos consejos.-A toda su familia mis más sentidas condolencias.-Ojala HOY, Guichón tuviera muchos Dr.Ferrari.- 
………………………….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *