Guatemala: Asesinó a más de 2 mil indígenas y nunca fue juzgado.-

(Fuente: El Observador).- El temido ex-dictador  y ex-presidente guatemalteco Ríos Montt, falleció a los 91 años este domingo. Sus allegados confirmaron la muerte en su residencia de la capital guatemalteca a causa de un infarto.

Si bien quedó impune, fue acusado de asesinar a miles de indígenas durante su régimen entre 1982 y 1983. Durante régimen se perpetraron las peores masacres de indígenas y se convirtió en símbolo en la época más violenta de los 36 años de guerra civil (1960-1996). Ríos Montt es considerado uno de los ex-dictadores más sanguinarios del siglo pasado, debido a que en su régimen fueron arrasadas aldeas indígenas mayas y fusilados varios opositores.

Llegó al poder el 23 de marzo de 1982 al dar un golpe de Estado contra el general Romeo Lucas García (1978-1982). Pero el ministro de Defensa, Óscar Mejía Víctores, le dio a su vez un golpe de Estado el 8 de agosto de 1983 y convocó elecciones en 1985.

En 1989, Ríos Montt fundó el derechista Frente Republicano Guatemalteco (FRG), que llegó a la presidencia diez años después con Alfonso Portillo (2000-2004).

Fue diputado en tres legislaturas -de 1994 a 2003- y se postuló como candidato a la presidencia en 2003, donde quedó en tercer lugar. Se presentó a pesar de que los golpistas tienen prohibido aspirar a la presidencia en Guatemala.

En 2008 volvió a la política y ocupó una banca en el Congreso hasta el periodo que concluyó el 14 de enero de 2012. Doce días después, ya sin inmunidad parlamentaria, fue puesto bajo arresto domiciliario acusado de genocidio.

El 20 de mayo de 2013, la máxima instancia judicial del país anuló una sentencia de 80 años de prisión por genocidio dictada 10 días antes. A causa de que le diagnosticaron demencia senil y otros serios padecimientos médicos, el juicio pasó a ser “especial”

En el primer juicio un tribunal lo responsabilizó de la matanza de 1.771 indígenas mayas ixiles en el departamento de Quiché (norte) durante su gobierno de facto. “No soy genocida (…) Nunca autoricé, nunca firmé, nunca ordené que se atentara contra una raza, una etnia o una religión. ¡Nunca lo hice!”, dijo Ríos Montt en el banquillo de los acusados, con su voz áspera y firme.

En el marco de las operaciones contrainsurgentes, su régimen ejecutó la política de “tierra arrasada” sobre poblaciones indígenas del norte y noroeste del país, a las que acusaba de apoyar a la guerrilla.

Un informe de la ONU de 1999 -presentado por la Fiscalía en el proceso contra Ríos Montt- documentó 626 masacres -500 en aldeas arrasadas- consignó que hubo “genocidio” y precisó que entre 1978 y 1984 ocurrió el 91% de las violaciones de derechos humanos de la guerra, que dejó 200.000 muertos o desaparecidos.

En una ocasión afirmó que el “buen cristiano” era quien se desenvolvía “con la Biblia y la metralleta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *