LAS MIELES URUGUAYAS NO LAS COMPRA NADIE.-

Las abejas mueren “a puñados”, nos decía un Apicultor.- 

Días pasados en el programa radial “Poder Ciudadano” (FM AZUL), los periodistas Miguel Nogueira y Jorge Gatti, recibieron al Presidente de la Sociedad Apícola del Uruguay, Dr. Ruben Riera, abordando la problemática de los  millones de kilos de miel que se encuentra en galpones sin ofertas de compra.-

En principio el Dr. Riera expresa que ya en el año 2016 fue documentado por laboratorios alemanes que “la miel uruguaya es la más contaminada de América”.-

Abordando números, Riera da a conocer una cruda realidad … “en Uruguay hasta el 2016 había 3.100 apicultores con 590 mil colmenas, en el 2017 hubo un informe primario de la dirección nacional de la granja que mostraba una caída sustancial a 2.100 productores, agregando que: Recién para este año se va a notar una caída significativa y “visible”, expresó.- .-

Cuando se le pregunta al Dr. Riera sobre esta caída y el porque?… estamos hablando de glofosato?, a lo que responde Riera que –“Sí”, dando a conocer  cómo se dan estas sucesiones de hechos que arranca en el año 2015, “cuando la agencia internacional del cáncer de la ONS, eleva la categoría del glifosato a “probablemente” cancerígeno (categoría 2A)… Esto dispara una serie de alarmas –siguió diciendo-, en EE.UU, en Europa y principalmente en Europa se activaron los controles de trazas de glifosato”… Desde el año 1974 se comienza a utilizar el glifosato en Uruguay para el control de malezas, nunca se utilizó de manera significativa porque los cultivos también eran sensibles al glifosato… a mediados de los años 90, cuando se comienza con los productos genéticamente modificados, comienza el uso de glifosato y se fue incrementando exponencialmente… En esto hay que tener en cuenta tres factores: Primero la introducción de los organismos genéticamente modificados en Uruguay (año 2003 se aprueba el maíz Bt). Luego del maíz Bt, aparecen los cultivos transgénicos de soja resistente al glifosato, creció el destino al cultivo… de la disponibilidad de 15 millones de hectáreas, se dispuso de 1 millón y medio  de soja, a eso le sumamos el desarrollo de malezas resistentes como ha ocurrido en EE.UU, como ocurre acá y en la argentina, los productores comienzan a esparcir más glifosato de lo que estaba previsto … y aquí viene el punto más crítico, el uso del glifosato pre-cosecha para disecar las plantas y luego cosechar el aumento del uso del glifosato llegó al punto que en el año 2014 el país exportó casi 15 millones de principio activo de glifosato lo cual supera la cifra de miel producida en el país”.-

Sobre los problemas que se instalan, sigue diciendo el Dr. Riera: –” Primero, el glifosato se instala en un modelo muy extensivo en plantaciones agrícolas, donde se tienen miles y miles de hectáreas de cultivos transgénicos que requieren del glifosato… Esa miles de hectáreas pueden ser consideradas como áreas mono-florales… La abeja necesita como alimentos múltiples fuentes florales, justamente las que son combatidas por el glifosato…Esto origina un disturbio alimenticio en la abeja… El hecho de ser cultivos mono-florales implica que las abejas dispongan de algunas semanas para alimentarse… Una vez que terminó la floración de ese cultivo, la abeja ya no dispone de alimentación”, por lo que se pregunta: “Que hace el apicultor?”: “Mueva sus colmenas en busca de alimentos para sus cajones, esto origina un “sobre costo” para la producción, también para la integridad de la colmena donde se pierden los núcleos por traslados… Por otra parte, el apicultor llevará las colmenas donde la productividad será menor”, significó.- 

Más adelante explica el Dr. Riera que ” ya hay áreas de exclusión para la cosecha de miel… Hay departamentos como Soriano, Río Negro, Colonia, donde la apicultura a largo o mediano plazo será inviable”.-

A la pregunta que le hace el periodista Nogueira sobre los controles existentes, responde el Dr. Riera que: “Si bien desde el Ministerio se ha hablado mucho en cuento al control,  en los hecho “no lo existe”… desde el 2010 se ha estado trabajando en que se llama “grupo asesor de fito sanitarios y abejas”,  en el ámbito de de la dirección general de Servicios Agrícolas… Desde ese momento se nos promete un sistema de alerta a los apicultores a través de geo-referenciación de las colmenas y de los cultivos.- Se trata de que, las empresa aplacadoras que usan “mosquitos” o avionetas tienen que informar vía de este sistema, de que “se va a hacer tal aplicación,  en tal lugar y tal medicación”… Esto hasta ahora permanece inoperante… y de esto han pasado 8 años”, informa.-

Sobre la contaminación a la gente cada vez que se fumiga, se le pregunta, al Presidente de la Sociedad Apícola del Uruguay: Si se tiene la idea de que el glifosato queda en el predio donde fue aplicado?, a lo que responde Riera: –“En realidad por vía aérea o por agua de escurrimiento,  llega a distancias muchos más lejanas a lo previsto… Tal es así que cuando se estudian las poblaciones rurales, queda clarísimo el impacto de las aplicaciones de agro químicos en poblaciones que se encuentran a distancias del sitio donde se aplicó”.-  Con referencia al la incidencia de la salud agrega: “En en EE.UU se registran aumentos de enfermedades celiacas,  de un caso cada 500, con la incidencia de un caso cada 68 habitantes en los últimos años, también el mal de Parkinson, Cáncer de tiroides y otras… Esto está plenamente comprobado”.- 

QUIENES COMPRAN MIEL A URUGUAY?.-

–“Las estadísticas hablan que en  noviembre del año pasado Alemania compraba el 90% de las mieles Uruguayas y pasó a comprar solo un 15%…el resto no se pudo vender –de unos 10 millones de quilos producidos-, dos millones estaban en los depósitos de productores  y exportadores, “invendibles”… Al día de hoy esa situación persiste y es más grave aún… Son millones de quilos sin vender, no hay comprador y si los hay,  es a un precio extremadamente bajo,  que no cubre gastos y los apicultores se resisten a vender… Lo que no se sabe que destino van a tener nuestras mieles  “hoy por hoy”, manifiesta.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *