Marcha y acto en rechazo a los agroquímicos en Paysandú.-

(Fuente y foto:  “El Telégrafo”).- Varios grupos ambientalistas de Paysandú están abocados a organizar una marcha para este sábado 19  a las 15.30 horas, “en rechazo del uso de agroquímicos en forma indiscriminada”.

Los cometidos de “la movida ambientalista”, es hacer un llamado a mayor control de las instituciones del Estado que tienen a su cargo la supervisión del uso de estos productos, además de mayor información sobre la toma de ciencia a la ciudadanía.-
Se dice que: “Normalmente, se toma a Monsanto-Bayer como una firma productora de estos agro tóxicos, pero no quiere decir que sea contra esta firma, porque hay muchas otras que se instalan en el país”. Para corroborar esto, se informa que: “Se cuenta con el informe de la Asociación de Apicultores del Uruguay, donde dice que:  “el 95% de los alimentos que consumimos están afectados por estos productos, ya sea de manera directa, cuando se aplica en el campo sobre el producto, o indirecta, caso de los alimentos, ejemplo: la polenta elaborado con maíz trangénico.- ”. Además, se agrega que:  “el 49% de esos efectos alimenticios son cancerígenos, actuando sobre los órganos humanos”.- 

ELEMENTOS DE PRESIÓN.- 

La proclama dice que “dada a la insensibilidad de los poderes públicos,  estamos convocando a una marcha, la que se reitera en distintas partes del mundo, con el fin de que se tome conciencia de la situación, generando  un elemento de presión a quien corresponda, o sea:  La Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), los Ministerios de Ganadería y de la Salud.-

Todos los alimentos que consumimos, desde la fruta, las verduras, las carnes (a través de los forrajes),  las cervezas, los vinos y todo lo que consumimos están contaminado con estos productos  en un 99%”.
Mencionan que:  “Hay estudios en la provincia de Entre Ríos –que son nuestros vecinos que producen y consumen los mismos alimentos-,  donde se han encontrado residuos de agro tóxicos, principalmente glifosato, en los lechos de los ríos. Por lo tanto, consideramos que hay que hacer un estudio similar en nuestro país, ya que estamos en la misma situación, aunque en Uruguay no hay estudios tan específicos como en Argentina”.

La marcha es organizada por varios grupos ambientalistas,  tales como: “Paysandú en defensa de los recursos naturales”, Apicultores Independientes, Paysandú Nuestro, el Colectivo de Guichón “Por los bienes naturales”  y el Partido Ecologista Radical Independiente (PERI)”.-

El programa se desarrollará con:  Concentración en plaza Constitución a la hora 15.30 de éste sábado 19, para luego marchar  -a la hora 16-, hacia plaza Artigas, donde se desarrollará un pequeño acto y uso de la palabra, para luego proyectar la película de Pino Solanas, “Los pueblos fumigados”.

SOBRE LA PELÍCULA DE PINO SOLANAS.- 

(Fuente “Clarín”.- Argentina).- Fernando Pino Solanas ya nos tiene acostumbrados en sus películas documentales, a ver un filme de denuncia.

Suelen ser motivados por situaciones de injusticia, la mayoría de las veces social.

Viaje a los pueblos fumigados, su trabajo más reciente, arremete en contra de la fumigación en general -sobre escuelas rurales, e inclusive marcando, subrayando el veneno que ingieren quienes la diseminan en los “mosquitos” o avionetas. Y, de paso, la cosecha también indiscriminada de soja, terratenientes, los bancos y las multinacionales, el gobierno -el presente, y el anterior-.

Quienes hablan con Solanas -que de nuevo se quedó con el rol del relator, con ese tono entre didáctico y semipomposo o suntuoso- es gente que la pasa mal. Realmente mal. Padres de niños que fallecieron o que quedaron enfermos. Personas de escasos recursos económicos, pero que saben pelearla.

Y también, gente que analiza y saca conclusiones de hechos, que como son mostrados por la cámara del director de La dignidad de los nadies, parecen tan agobiantes que extraña que nadie haga nada por remediarlo.

Así es el cine de Solanas, desde La hora de los hornos. Solanas filma, machaca una idea, como que la traga, la deglute y la vuelve a exponer. La reiteración es más que parte de un esquema preelaborado. Ya es un sistema que el realizador de Tangos, el exilio de Gardel La nube maneja con sapiencia y, casi casi con los ojos cerrados.

Esta vez, como en otras oportunidades, no todas, falta escuchar la otra campana. Tanto sea para ofrecer esa oportunidad, como para reforzar el mensaje.

Sea como sea, Viaje a los pueblos fumigados deja en primer plano el enorme peligro que conlleva hoy en día ingerir la comida que llevamos a nuestras mesas.

Los ejemplos son más que abundantes en este filme en el que el cineasta, de 82 años, se muestra tan pujante como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *