No hay quien controle y “nos están envenando”!!!.-

(Fuente: Diario El Telégrafo).-Dirigentes políticos del Partido Colorado denunciaron ante la intendencia y la Junta Departamental de Paysandú la situación “crítica” de los vertederos de Gallinal y Cerro Chato. Integrantes de “Espacio Abierto” denunciaron la presencia del peligroso agroquímico glifosato “en estado puro” en esos basureros y solicitaron “con carácter urgente” una entrevista con el intendente Guillermo Caraballo.
Las denuncias fueron presentadas por Miguel Baccaro, miembro del Comité Ejecutivo Nacional y del Departamental del Partido Colorado, dirigente de “Espacio Abierto”, una línea batllista asociada al diputado Tabaré Viera, que viene trabajando “en mi departamento, después de iniciarme en 2011 en Canelones, cuando fui invitado a incorporarme a la actividad política con Jorge Batlle, junto a José Amorín”.
Al año siguiente se incorporó al grupo de Tabaré Viera, trabajando en esa línea para las elecciones de 2014. Posteriormente formó con otros dirigentes “Espacio Abierto”, manteniendo el acuerdo con Viera.
En Paysandú se incorporó decididamente al Partido Colorado en las últimas elecciones juveniles, siendo elegido convencional nacional y departamental.
Indicó a EL TELEGRAFO que “estamos trabajando en temas sociales, apoyando a diferentes grupos de ciudadanos y concurriendo allá donde somos convocados. En el caso de Gallinal, nuestra dirigente local Nelly Ledesma advirtió de la problemática en la disposición final de residuos domiciliarios, pero también de otro tipo, y allá fuimos. Apreciamos personalmente, junto a vecinos, la crítica situación y lo que estamos haciendo es demandar la atención de las autoridades pertinentes, porque es a ellas a quienes corresponde la acción”.
En una carta enviada al intendente Caraballo aseguró que en Gallinal “los desechos de esa localidad, sumados a los de gran parte de la jurisdicción de la Junta Local de El Eucalipto, van ganando terreno, hecho este que constatamos visitando el vertedero. Esta situación mantiene en alerta y con honda preocupación a la población local, ya que sin lugar a dudas atenta contra los derechos humanos, como lo son el derecho a vivir en un ambiente sano y a la salud”.
Por esa razón, pidió una audiencia “en calidad de urgente para poder explayarnos en el tema y proponemos desde ya trabajar en conjunto para encontrar una solución a esta problemática, siendo que podría generar una crisis de salud a corto, mediano y largo plazo en cualquier ciudadano”.
En la Junta Departamental la edila colorada Laura Cruz Cabral presentó moción el 22 de setiembre de 2017 para que sea realizado “un exhaustivo estudio al basurero de Pueblo Gallinal”, pero hasta el momento no tuvo respuesta.
Baccaro llamó la atención al “crecimiento descontrolado en masa y volumen de los desechos en ambos vertederos”.
“En el caso de Gallinal se comentó que los residuos no pertenecen únicamente a la localidad, sino que además provienen de otros lugares. Según afirmaron algunos vecinos, un alto porcentaje de la basura depositada en su vertedero transita por gran parte de la jurisdicción de la Junta Local de El Eucalipto, antes de ser allí depositada”.
La ubicación cerca del centro poblado provoca “enorme preocupación”, pues está “a menos de 90 metros de la única cancha de fútbol del lugar, la cual –por obvias razones– es muy concurrida. Por su parte, la primera vivienda Mevir perteneciente al Plan III, se encuentra a menos de 200 metros de la zona residual, y –lo que es más preocupante aún–, se encuentra a unos 250 metros del centro CAIF”.
Al encontrarse tan cerca de zonas pobladas “basta un poco de viento para que ya se transforme en una situación desagradable para las personas debido a la emanación natural de los vertederos. A esto, se debe sumar el alto riesgo de incendio, por la cantidad de plástico depositado en el área, a lo que hay que agregar –por si fuera poco– la forestación que rodea la localidad. Por esta cercanía del vertedero, además, resulta muy incómodo e inseguro para los locatarios el aumento de la presencia de roedores, insectos y alimañas que, por lo general, suelen ser portadores de diversas enfermedades”.
Pero además de residuos domiciliarios, Baccaro y los vecinos que lo acompañaron encontraron “tachos del agroquímico llamado glifosato. Esto está generando a los pobladores profundo temor por su salud, hecho que ha sido denunciado ante jerarcas y responsables de empresas de la zona varias veces ya. Lamentablemente, aún no han recibido solución alguna sobre este punto”.
Peor aún, dijo el dirigente colorado, “los tachos encontrados en el vertedero contienen líquido en estado puro, siendo otra causante de daño ambiental, lo cual expone un mal manejo y un uso irresponsable por quienes desechan el producto agrotóxico allí”.
“En el caso del vertedero de Cerro Chato se visualiza la misma situación pero con el agravante en el caso del glifosato, pues se encuentra a 50 metros de una pequeña laguna que desemboca en el arroyo Guaviyú, afluente del río Uruguay. Por lo tanto, inevitablemente el glifosato al tomar contacto con la laguna, inevitablemente finaliza en el río Uruguay”, dijo más adelante.
La situación “atenta contra varios derechos de los pobladores”, por lo que “se requiere que tanto la intendencia como la Junta Departamental y la Dinama actúen de manera coordinada y eficaz. En ese sentido, proponemos además, trabajar en conjunto con toda la sociedad con el fin de encontrar una solución a este asunto, siendo que podría generar una crisis de salud en cualquier ciudadano a corto, mediano o largo plazo”, concluyó Miguel Baccaro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *